El sabbatellismo impuso su sello en la audiencia realizada en Haedo por el proyecto de Metrobus

La audiencia pública que ayer se realizó en el Haedo para informar sobre el proyecto del Metrobus se convirtió en una cinchada que se inclinó claramente en favor del sabbatellismo, que se opuso de entrada al proyecto y aparateó la convocatoria, aunque no es vinculante al debate en el HCD.

Numéricamente, las exposiciones dieron como resultado un rechazo contundente al plan del Gobierno, que al momento hasta parece pasarle por encima a los tiempos del propio municipio. De 56 personas, sólo 6 hablaron a favor del Metrobus. Hubo 218 inscriptos en total.

La reunión comenzó a las 18.30 del miércoles en el Club 5 de Junio, en Presidente Perón 3151. El calor y una térmica que saltó en medio del informe oficial retrasaron el debate y lo extendieron hasta pasada la medianoche, aunque para las 21 el salón ya estaba casi a la mitad.

La mayor parte del público se manifestaba en contra del Metrobus y a favor de que se mantenga el Parque Lineal ideado por el sabbatellismo y aprobado en 2103 con mayoría absoluta en el recinto. La canchita de fútbol dividía, con una reja, a los concejales y funcionarios, de los vecinos y militantes.

Por un lado se subieron cerca de una docena de carteles y se gritaba “¡queremos la plaza!”. Sólo un puñado les respondía “¡sí al progreso  y al Metrobus!”.

Uno de los cuestionamientos centrales de los “vecinos del Parque Lineal” era el costo que se aprobó para el Metrobus, de 138 millones de pesos (8.6 millones de dólares, al cambio de hoy).

La inversión saldrá de Nación e incluye no sólo al Metrobus, sino una extensión de 3.3 kilómetros del corredor lineal, con juegos, bicisendas, estacionamiento y estaciones de ejercicio.

“Nos encontramos con una obra abandonada y una empresa que no había cobrado un solo peso, ni el anticipo financiero ni el primer certificado de obra. En noviembre dejaron todo sin certificación y con toda la deuda”, se quejó el secretario de Planificación, Leandro Ugartemendía.

Fue uno de los dos expositores. El otro fue Germán Bussi, secretario de Planificación del Ministerio de Transporte, quien se encargó de presentar un video con la historia del Metrobus, que ya existe en Capital, Rosario, Córdoba y comienza a extenderse por todo el GBA.

Le costó ser escuchado cuando hablaba de la necesidad de privilegiar y hasta incentivar el uso del transporte público a la hora de movilizarse por trabajo, estudio u ocio a Ciudad de Bs AS.

“No se puede comparar Capital Federal con Morón. Es un proyecto importado que no pedimos y que no tiene que ver con nuestras necesidades”, demandó un vecino. El reclamo de cloacas como “prioridad” se hizo extensivo. La militancia aplaudía a rabiar, pese a que era una demanda que atravesó toda la década ganada. También la de espacios verdes.

Entre gritos desmedidos, la Cámara de Comercio de Haedo se retiró sin hablar, pero dejó una nota en apoyo al proyecto oficial, con la firma de 120 comerciantes de la zona. “Existe una necesidad de progreso, de reducir el tiempo de viaje. Aunque el Parque es un derecho incorporado en la ciudadanía, este corredor se adapta”, explicó Jorge Costas, titular del GEN.

Entre tanta puesta en escena, algunas ideas quedaron flotando. Por ejemplo, por dónde va a seguir el Metrobus. Cuán seguro va a ser el boulevard. O de qué manera puede incidir en los verdaderos problemas de tránsito que se generan en Morón, sobre Av. Vergara, por ejemplo.

A su tiempo también hablaron los concejales. El sabbatellismo se jactó en un comunicado, ni bien comenzada la audiencia, de haber obligado a una audiencia de todas formas se tenía que hacer. Por el Metrobus y porque se necesita cambiar la ordenanza que creó el Parque.

El massismo se debate internamente qué hacer (el concejal Martín Marinucci dijo que está en contra, pero no es la única opinión en el bloque) y el socialista Favio Martínez, que no estuvo, avisó que apoya “totalmente” el proyecto. El intendente Tagliaferro necesita de esos votos.

 

(Ver más en edición pdf)