Hurlingham: Marchan por seguridad, pero también sospechan de un femicidio encubierto

Vecinos de Villa Club marcharon a la comisaría 5° para reclamar más seguridad, tras el asesinato de Lucía Argüello, la joven que apareció muerta el martes en una vivienda deshabitada de William Morris, a varias cuadras de su casa. Denuncian robos, pero también un «femicidio encubierto».

Por el momento no se descarta ni la hipótesis de un femicidio ni la de un robo seguido de muerte.

La movilización empezó a última hora de la tarde y terminó cerca de las 22.

Según informaron fuentes policiales, los vecinos se autoconvocaron en la esquina de Thevenin y Recagno y después se volvieron a trasladar a la esquina de Roca y Vergara, donde la noche anterior habían cortado pidiendo el esclarecimiento del crimen de Lucía.

El hombre que encontró el cuerpo declaró que entró a la casa de Vergara al 5100 porque vio la puerta abierta. Según fuentes judiciales, Lucía podría haber pactado una reunión con su ex pareja allí.

La carátula es hasta el momento de “Homicidio”. Sin embargo se investiga la hipótesis de un femicidio encubierto. Mónica, vecina y amiga de la familia, declaró a los medios que Lucía tenía prevista una cita con su ex pareja en la casa, pero que había dos hombres más esa noche y se encontró droga.

“No fue un homicidio, todos lo sabemos” opinó la joven. La UFI 3 de Morón, a cargo de Walter Leguizamo, detuvo a tres sospechosos.

«Los vecinos denuncian además que desde hace un tiempo, las mujeres del barrio son asaltadas con armas blancas en cualquier horario, pero en particular cuando salen o vuelven de sus trabajos», insistió esta mañana el plenario de mujeres del PO, que exige «Justicia y ni un femicidio más».

«No hay respuesta frente a la situación que viven las vecinas, por el contrario, las zonas son liberadas por la misma fuerza policial a lo que se suma el entramado del narcotráfifico de la Zona Oeste y los vínculos con la bonaerense en toda la provincia de Buenos Aires, en connivencia histórica con el poder político y judicial que habilitan el meganegociado de la inseguridad y la droga. Es así como son las mujeres trabajadoras a las que el Estado no le garantizaría la integridad física y a las que expone a todo tipo de vejación y maltrato», sostienen en un comunicado del partido.

5864ed2ac9913586457f1804b2img_4441