Morón firmó un nuevo convenio colectivo, con escalafones y carreras en el ámbito municipal

El intendente de Morón, Ramiro Tagliaferro, firmó ayer el primer convenio colectivo municipal de los últimos 20 años. Lo hizo con el secretario del Sindicato de Trabajadores (STMM) de la calle San Martín, Pablo Salvo, con quien además compartió un brindis de fin de año en el hall del palacio.

Todavía se tienen que cumplir pasos para que el acuerdo entre en vigencia. Por ejemplo, que lo homologue el Ministerio de Trabajo de la Provincia y lo apruebe el Concejo Deliberante, donde hoy Cambiemos y Salvo cuentan con las manos para hacerlo. Pero se conocieron algunos detalles del convenio laboral: se reconoce 4% de antigüedad en el básico y las licencias se contarán en días hábiles y no corridos, como es hoy en día.

Esta firma viene a cumplir con el nuevo régimen que estableció la demorada Ley 14656, que en 2015 reemplazó a la liberal 11757, aprobada durante la gestión duhaldista en los ’90 pero rechazada por buena parte de la dirigencia. La reforma sorteó infinitas internas dentro del PJ, entre legisladores e intendentes; y también pujas entras las dos federaciones de municipales, FESIMUBO y la antigua FSTMPBA. Esta última, que en Morón es representada por el sabbatellista Luis Duré (SETMM), se oponía a la reforma. No fue llamada para el nuevo convenio con el Ejecutivo ni firmó esta propuesta. La foto fue entre el intendente y Salvo, que se abrió del massismo y ahora busca su horizonte político con Florencio Randazzo.

La nueva ley en cuestión salió con forceps y hasta ahora no pudo ser aplicada. Se aprobó en 2014, pero el gobernador Daniel Scioli la pateó para adelante. La gobernadora Vidal se encargó de reglamentarla, pero tuvo que suspenderla en medio de las negociaciones con los intendentes, que se verían obligados, por ejemplo, a dejar de tener la mayor parte de su personal bajo condiciones precarias y, por lo tanto, deberían blanquear el salario.

El negreo era más económico y clientelar. De acuerdo con la norma, los municipios no podrán tener más de un año a una persona en situación laboral precaria, ni más del 20% de su planta en esa condición (comunas como José C. Paz tenían el 80%). La adecuación será gradual: cinco años.

En diálogo con Un Medio, Tagliaferro explicaba ayer por la mañana: «El primer más cambio es que firmamos un convenio colectivo, una bandera que los municipales traen hace 20 años. Y en un año de trabajo, además de las mejoras salariales, donde están todos los aumentos en el blanco, esto es un cierre estructural».

El intendente sostuvo que la intención es «premiar más a los trabajadores que durante su desempeño avancen en sus estudios».

«Es tener un escalafón municipal, que vuelvan los premios y castigos, las carreras, que cada trabajador tenga su perfil. Son muchas las mejores y estamos siendo responsables. Hay cosas que no están en el convenio es porque también tenemos que velar por los recursos públicos», argumentó.

Además del tema licencias y las vacaciones, se reglamentaron «beneficios como extras, como títulos terciarios, por ejemplo».

– ¿Hay un tope para el trabajo temporario?

– El nuevo régimen habla de cinco año para la disminución gradual. La ley está prorrogada y seguramente la gobernadora decidirá que rija la nueva en 2017. Mientras tanto hay seguir trabajando, pero son pocos los que tienen el convenio firmado. Se establecen cambios en el mediano plazo.

 

Fotos: Osvaldo Abades (h)

Fotos: Osvaldo Abades (h)