Masacre de Hurlingham: Loscalzo tiene prisión preventiva pero fue trasladado a un psiquiátrico

Diego Alberto Loscalzo, el empleado de Metrovías que está acusado de ser el autor de la masacre de Hurlingham, fue trasladado ayer a un penal neuropsiquiátrico de Melchor Romero, porque lo encontraron «desequilibrado». Una de las sobrevivientes, en tanto, cree que el ataque había sido premeditado.

El imputado estaba alojado en una cárcel de San Martín, pero por disposición del juez de garantías Alfredo Meade fue llevado por el Servicio Penitenciario bonaerense a la Unidad Nº 34, que está situada en 520 y 176.

Fuentes judiciales informaron que el magistrado dispuso su traslado tras tomar en cuenta el diagnóstico de una psicóloga que consideró que el hombre está “desequilibrado” y debía estar en un neuropsiquiátrico.

El juez Meade requirió al SPB una “unidad que reúna los medios aptos para la contención del mismo (Loscalzo) con profesionales idóneos en la materia para salvaguardar su integridad física y la de terceros”.

Sobre la situación procesal de Loscalzo, la Justicia de Garantías de Morón ya convirtió su aprehensión en situación de detención formal y por cinco homicidios agravados y dos tentativas de homicidio agravado.

El juez Meade hizo lugar así al pedido de la fiscal de Violencia de Género de ese distrito, Paula Hondeville, a cargo de la investigación del hecho.

Hondeville imputó a Loscalzo por “homicidio agravado” dada la relación de pareja previa que mantenía con Romina Maguna (36); los homicidios agravados “por el uso de arma” de Vanesa Gisella Maguna (38), Juana Paiva (55), José Eduardo Maguna (34) y Darío Daniel Díaz (33), y las tentativas de homicidios agravados “por el uso de arma” de la mujer embarazada Mónica Beatriz Lloret (36), de la hija adolescente de ésta y de la vecina Cinthia López Gotta.

Cinthia López es una de las tres sobrevivientes de la masacre y si bien ya recibió el alta no puede evitar salir del horror de la tragedia.

Ayer, en declaraciones al canal de noticias TN, López aseguró que a su criterio Loscalz había premeditado el múltiple crimen y que si no se hubiese hecho la muerta la hubiera matado a ella también.

«Para mí, lo tenía premeditado porque ese mismo día preguntó por la mamá de Romina (Maguna). Preguntó si Juana iba a ir a dormir a la casa. El es un loco, es un tipo que hoy está bien y es servicial, compañero, te da todo; y otro día está mal y no te habla, no te saluda», dijo López Gotta, quien era amiga de la familia y vivía en la casa de al lado, en el mismo terreno.