Con su reclamo por el aumento de tasas, el FR hace campaña contra Tagliaferro y Sabbatella

Por segundo fin de semana consecutivo, el Frente Renovador de Morón salió a las calles con una campaña de firmas «en contra del terrible tarifazo desmedido sobre las tasas municipales que el gobierno aprobó en diciembre último acompañado por el bloque del Frente Para la Victoria».

Según el bloque massista, que votó en contra de la reforma impositiva, la suba de las tasas municipales «supera ampliamente el 35% que a fin del año pasado propuso el propio Intendente Ramiro Tagliaferro en acuerdo con el sabbatellismo local».

En esa misma sesión se aprobó por mayoría una cláusula de revalúo fiscal presunto, que es la base de la cual se confeccionan las partidas muncipales.

«Seguiremos con esta medida como vía de reclamo ante el inentendible aumento desproporcionado en las tasas municipales. Porque al aumento de tasas se suma el aumento en los servicios y el aumento de todo, excepto al aumento de los salarios. Evidentemente muchos concejales se alejaron del reclamo vecinal. Nosotros acompañamos y vamos a seguir acompañando todos los reclamos de nuestros vecinos», sostuvo Marín Marinucci.

El ex candidato a intendente ya asumió como director en el organismo bonaerense de control del agua, pero no renunció a la banca, sino a la dieta.

La misión, en el arranque de la campaña electoral, la llevan adelante sus compañeros de bloque. Y es parte de una estrategia. «Nosotros somos oposición», fijan como premisa, luego de un primer año de acuerdos de gobernabilidad que estalló por los aires.

Hace unas semanas, los representantes del massismo renunciaron a los cargos en el Consejo Escolar, que presidían. «El Prsidente, el tesorero y el secretario no pueden manejar nada porque está todo digitado de la Provincia y se ponen de acuerdo con consejeros del sabbatellismo con el PRO y las escuelas se caen a pedazos para qué quieren los cargos», sostuvo un referente.

El cual también asume culpas internas, porque «no fuimos capaz de negociar y el sabbatellismo aprovechó la ocación», para evitar un temporal judicial.