Vázquez, el nuevo obispo coadjunto de Morón: «Creo en la Iglesia que habla desde la realidad»

Monseñor Jorge Vázquez recibió el domingo su iniciación como obispo Coadjunto de la Diócesis de Morón. En junio reemplazará al actual obispo Guillermo Eichhron, que habrá de cumplir 75 años. La misa en la Catedral de Morón fue acompañada por los intendentes Tagliaferro y Zabaleta.

La elección fue realizada por el Papá Francisco. Vázquez, quien tiene 66 años y quien ocupaba el rol de obispo auxiliar de Lomas de Zamora, se hará cargo del obispado que también incluye a Hurlingham e Ituzaingó.

En la Catedral, el intendente de Morón explicó: “Respetamos muchísimo la gestión del Papa Francisco y nos llena de orgullo que haya elegido al Monseñor Jorge Vázquez como obispo coadjutor de Morón”.

“Vinimos a acompañarlo y desearle lo mejor porque, si a él le va bien en su tarea, nos irá bien a todos”, remarcó.

«Agradezco las muestras de fraternidad. Observar la historia del Iglesia de Morón, a su gente y a sus sacerdotes, inspira un respeto como el de quien pisa tierra sagrada. Estoy en plena sintonía con el Papa Francisco y el camino de una nueva etapa evangelizadora marcada por la alegría del Evangelio”, subrayó el coadjunto.

En la misa también estuvieron presentes el secretario General en Gobierno de la Provincia, Fabian Perechodnik; la diputada nacional Margarita Stolbizer, y la presidente del Honorable Concejo Deliberante de Morón, Natalin Faravelli, entre otros funcionarios y miembros del gabinete municipal.

 

17155281_10154235726062466_1053029087470718869_n

 

Primer mensaje

«Les cuento que vengo de una Iglesia hermana que como esta Iglesia de Morón celebra sus sesenta años de vida, la Iglesia de Lomas de Zamora, a la cual le debo todo y a la que amo con toda el alma», comenzó diciendo Vázquez, en la iglesia.

Y agregó: «No vengo a invadir, no vengo a avasallar, vengo a sumarme a la marcha, al caminar del Pueblo de Dios que peregrina aquí en Morón, Hurlingham e Ituzaingó. Vengo a compartir junto con toda esta Iglesia moronense “los gozos y esperanzas, las tristezas y las angustias de los hombres (que viven en este parte del conurbano bonaerense) sobre todo de los pobres y de cuantos sufren y que son a la vez gozos y esperanzas, tristezas y angustias de los discípulos de Cristo”.

«La Iglesia no está separada del mundo, la Iglesia es para el mundo», destacó en su mensaje el obispo adjunto.

En ese sentido, cree «en la Iglesia que es capaz de dialogar de verdad con la sociedad y sus instituciones: Con el mundo de la política, de la economía, de la justicia, de la cultura y el pensamiento, con el mundo del trabajo, con las organizaciones, ONG y movimientos sociales».

«Creo en la Iglesia que escucha a Dios que habla desde la realidad, que capta los signos de este tiempo. Iglesia que ve, escucha y se compromete. Iglesia que abre puertas y construye puentes. Iglesia que opta por los pobres y se nota, pues sabe que son sacramento de Cristo. Iglesia que no se marea con el prestigio, con el poder, con el dinero y no tiene miedo de ocupar el último lugar, porque ese fue el lugar que ocupó Jesús. Iglesia que cree en la eficacia de los medios pobres a la hora de Evangelizar», afirmó.

«Creo en la Iglesia Pueblo de Dios y comparto la fe de este pueblo. Creo en la Iglesia santa y pecadora. No en un grupito de perfectos, sean del signo que sean, ni en vanguardias esclarecidas, ni en ideólogos incapaces de sonreír», dijo antes de concluir.