La Corte Suprema falló contra de Julio César Grassi, quien seguirá en la cárcel por «abuso»

La Corte Suprema de la Nación confirmó la condena a 15 años de prisión al cura Julio César Grassi por los delitos de «abuso sexual agravado» contra un menor, en la Fundación Felices los Niños de Hurlingham. El Obispado esperaba esa última instancia antes de quitarle los atributos clericales.

Por unanimidad, el máximo tribunal de la Nación avaló las sentencias dictadas en todas las instancias de la Justicia bonaerense contra Grassi, actualmente detenido en la penitenciaría de Campana.

Grassi fue condenado por el Tribunal Oral en lo Criminal 1 de Morón por los hechos que tuvieron como víctima a O.A.A., quien se encontraba al cuidado del sacerdote.

El recurso extraordinario planteado por los abogados de Grassi, Carlos Irisarri y Ricardo Malvicini “es inadmisible”, consignó la resolución de menos de una carilla, firmada por el presidente de la Corte, Ricardo Lorenzetti y los ministros Elena Highton, Juan Carlos Maqueda, Horacio Rosatti y Carlos Rosenkrantz.

La Corte, por considerarlo también “inadmisible”, desestimó el recurso de queja, que se presenta cuando se niega el extraordinario presentado por la querella.

La defensa de Grassi había llegado a Corte argumentando que la acusación «no precisó en qué fecha se habían cometidos los hechos por los que el religioso fue condenado, por lo que se lesionó su derecho de defensa en juicio».

Los abogados del sacerdote reclamaron la aplicación del principio de inocencia y el “in dubio pro reo”, que favorece al imputado en casos de incertidumbre.

La negativa de la Corte había sido precedida por la de laLa Corte Suprema de Justicia de la Nación confirmó hoy la condena a 15 años de prisión al cura Julio César Grassi por los delitos de «abuso sexual agravado» contra un menor de edad en la Fundación Felices los Niños. procuradora fiscal Irma García Netto, quien en su dictamen previo, elaborado hace casi dos años, concluyó que los hechos imputados a Grassi “tuvieron la precisión y correspondencia exigidas por el derecho de defensa y el principio de congruencia”.

Para García Netto, en el juicio a Grassi «se respetaron las garantías y principios previstos en la Constitución Nacional».

Esta era la última instancia apelada por el sacerdote, que tuvo todo este tiempo la protección del Obispado. «Grassi aún no ha apelado ante la Corte Suprema de Justicia de la Nación y recurrirá a este organismo en los próximos días», sostenía en un comunicado de 2013. La Diócesis destacaba entonces «la absolución en 15 casos», luego de que la Suprema Corte Bonaerense se expidiera en contra de la apelación del cura pedófilo.