Unas 8 mil personas corrieron por la Memoria

Más de ocho mil personas se acercaron al Polideportivo Municipal Gorki Grana para participar de la carrera del programa “Morón Corre”, en homenaje a las víctimas de la última dictadura cívico militar, que contó con los circuitos de 10K y 5K y propuestas participativas.

El evento, abierto a todo el público y destinado a grandes y chicos, también presentó distancias para chicos y personas con capacidades especiales. Según su número de inscripción, todos los corredores pudieron llevarse su kit y y una remera conmemorativa.

En la categoría “General Damas”, el primer lugar fue para Maricel Cuello, secundada por Analía Menéndez y Romina Torres. En “General Caballeros”, el ganador fue Sebastián Irusta, seguido por Facundo Reales y Gabriel Roldán. Entre los corredores con capacidades especiales, los primeros puestos fueron para Marcelo Paradiso, Martín Sharples, Fernando Yraola y Verónica Etchegoyen.

Por otra parte, la Agrupación Sinfónica Municipal acompañó la premiación y, en el Día Nacional de la Memoria por la Verdad y la Justicia, a 41 años del Golpe de Estado, se realizó una intervención de teatro y música a cargo de la Escuela de Formación Actoral Pedro Escudero en las excavaciones de la Ex Mansión Seré.

El director de Deportes de Morón, Gustavo Parodi, afirmó: “Con el acompañamiento del Intendente Ramiro Tagliaferro la Dirección trabajó en equipo y estuvo en todos los detalles para que los vecinos pudieran correr y compartir de la mejor forma”. “Se acercaron más de ocho mil personas, de Morón y otros barrios, y todos pudieron vivir esta fecha junto a sus seres queridos, en familia”, explicó.

A su vez, luego de recibir su trofeo, Sebastián Irusta, ganador de la categoría General Hombres, comentó: “Estoy muy contento por este resultado y quiero dedicárselo a mi familia y todo el equipo de corredores”. Maricel Cuello, primera entre las mujeres, expresó: “La carrera estuvo muy bien organizada y por eso todos pudimos disfrutar de esta gran experiencia”.

Por supuesto, el sabbatellismo dio la nota, al presentarse con pancartas y remeras que llevaban la leyenda «son 30.000 los desaparecidos» y «los DDHH no son un curro», entre otras consignas contra el gobierno (ver aparte).