Tagliaferro, en la apertura de sesiones del HCD: «No nos escapamos en el baúl de ningún auto»

El intendente Ramiro Tagliaferro inauguró hoy el período de Sesiones Ordinarias del Concejo Deliberante de Morón, con un discurso con pasajes muy encencidos en contra el kirchnerismo. El bloque del FPV faltó por acompañar a su líder, Martín Sabbatella, a los tribunales de Comodoro Py.

El tradicional discurso tuvo lugar en el aula magna de la Universidad de Morón, donde aún con un público selecto se colaron algunas protestas hacia el jefe comunal. El contexto político no podía ser más tenso. Tagliaferro quedó muy enojado por el escrache de la semana pasada frente a la residencia de sus hijos (viven con la gobernadora Vidal); y venía de pedirle la renuncia a un concejal, por un audio que se difundió en la tarde de ayer.

La sesión se llevó adelante en presencia de los bloques Renvador, el Frente Renovador para los Trabajadores (son aliados de Cambiemos) y del socialismo. En el oficialismo había un par de lugares vacíos, por la licencia de Romina Fusco y la renuncia (ya aceptada) a su banca de Christian Salinas.

Tagliaferro lo expulsó luego de la difusión de un audio en el que se le escucha pedir plata a dos empleados municipales. No hubo referencias a este tema, pero sí a la denuncia que el sabbatellismo quiere transformar en interpelación, este jueves, sobre el supuesto manejo ilegal del Servicio Alimentario para los Comedores Escolares.

«Acá no hay empresas fantasmas. No somos nosotros los que alquilamos hoteles vacíos», apuntó el intendente, casi al mismo momento en que el juez Claudio Bonadío procesaba a Cristina Kirchner, a sus hijos, y a los empresarios Lázaro Báez y Cristóbal López por asociación ilícita y lavado de dinero en el marco de la causa del Hotel Los Sauces.

A esa hora los concejales del FPV acompañaban a Martín Sabbatella a declarar ante el mismo juez, acusado de abuso por la adecuación oficio de Clarín, en su tiempo como titular de la AFSCA.

Tagliaferro explicó que el servicio del SAE se contrató a través de una licitación privada, tras firmar a fines de enero el convenio con la Provincia para la descentralización de esos recursos (antes los manejaba el Consejo Escolar). «Había que darle de comer a los chicos en marzo», aclaró. Y negó que las compras de alimentos se hubieran hecho por compras directas, como sí ocurrió en Hurlingham, otro de los distritos que adhirieron al plan.

El intendente consideró que la municipalización del servicio se consumó para «transparentar» esos recursos. Y aseguró que el servicio mejoró. «Los chicos ahora comen carne en vez de fideos, toman leche en lugar de mate cocido», apuntó, cuestionado por comprarle a una empresa de Capital.

Tagliaferro no se ahorró dardos en materia de seguridad e infraestructura. «Nos hicimos cargo de la seguridad. No decimos que era una sensación, como decía un ministro. No nos escapamos en el baúl de ningún auto», dijo en alusión al ex intendente de Quilmes, Aníbal Fernández.

Plan 2017

En materia de obras e infraestructura, el convenio con AySA, que implica una inversión de 11 mil millones de pesos. «Este Gobierno garantiza el 100% de cloacas y agua potable en todo el Partido de Morón para fines de 2019», señaló.

También enumeró las calles pavimentadas. «Un intendente dijo al asumir en 2007 que al finalizar su mandato no habría más calles de tierra en Morón. Ni siquiera terminó su mandato….», apuntó contra Martín Sabbatella.

«Cuando asumimos había 197 calles de tierra. Ya asfaltamos 46 y este año vamos a asfaltar 70 más. En 2018 vamos a tener sólo 80 cuadras sin pavimentar. Para 2019, esta vez de verdad, ya no van a quedar calles de tierra en Morón», apuntó.

Una de las calles nombradas es Blas Parera, «una de las obras históricas más esperadas por los vecinos de Castelar Sur». En esa línea, anunció la repavimentación integral de la Avenida Rivadavia que, con el apoyo de el Ministerio de Transporte de la Nación, se realizará desde el límite con Ramos Mejía hasta el centro de Morón. También dio detalles sobre el proyecto de repavimentación de la Ruta Provincial N°4, que abarcará todo el trazado interurbano, desde el Camino de Cintura hasta Vergara y Acceso Oeste. «Vamos a hacer lo que corresponde, no a tomar decisiones pensando en la próxima elección. Vinimos a ser parte de la solución, no del problema. Todas estas obras demuestran que en Morón volvió el Estado», remarcó.

En cuanto a la Seguridad, resaltó la incorporación de 8 destacamentos y detalló la renovación de toda la flota de la Policía Bonaerense y la adquisición de 31 camionetas. Además, afirmó que en la Policía Local se creó un cuerpo motorizado con 20 motos y se sumaron 175 agentes. Puntualizó, además, que en Seguridad Ciudadana se invirtieron 6 millones de pesos y se logró un total de 30 vehículos para patrullar las calles del distrito.

Respecto a la construcción de la nueva Central de Monitoreo, anticipó que contará con cámaras de seguridad videowall, una tecnología que integra todas las plataformas de seguridad y que, con una inversión de 36 millones de pesos, la Central será un ejemplo de vanguardia y tecnología en la región.

«La inversión en Seguridad pasó del 3,3% al 8% del presupuesto. En el año 2015, el presupuesto devengado fue de 59 millones de pesos. Este año vamos a invertir $177 millones. Esto significa que triplicamos el presupuesto de la gestión anterior. Ahora la Seguridad es una política de Estado», apuntó.

En uno de los anuncios más aplaudidos, anunció un crédito internacional de más de 400 millones de pesos para que Nación termine de urbanizar el barrio Carlos Gardel. No logró el mismo efecto cuando dijo que se invertirán $4.5 millones en una cancha de hockey sintético. O la continuidad de la obra del Metrobús. A falta de sabbatellismo, el massismo posó en el escenario del aula magna con un cartel que defendía el Parque Lineal de Haedo.