Tagliaferro le pidió la renuncia a un concejal por un supuesto pedido de diezmo a empleados

El intendente de Morón, Ramiro Tagliaferro, le pidió la renuncia al concejal de Cambiemos Christian Salinas, luego de que trascendiera en un portal de noticias que edita Nuevo Encuentro un audio en el que se lo escucha pedir dinero a dos empleados municipales, para sostener locales partidarios.

La grabación fue difundida ayer por el portal «Morón En Orsai» bajo el título «Corrupción PRO: Mano derecha del ex de Vidal pide un diezmo a trabajadores y amenaza con tiros». El audio ya estaba en Youtube con una imagen del intendente y Salinas.

En la conversación se oye al concejal hablar con dos empleados que le cuestionan el salario. «No vamos a cobrar menos de 20 lucas, nos dijiste», dice uno de los acusantes. «Eso era antes de la elección», le recordó Salinas. La discusión pasaba por supuestas promesas incumplidas. Hasta ahí nada fuera de lo legal. Hasta que Salinas se refiere a un tal Adrián, que habrían echado «porque se lleva la guita».

«Si se hace el loco vas y le pegás un tiro», cita Salinas una supuesta charla con el intendente. También recuerda una votación el HCD. «Son todos malos, nos hacen la denuncia», dice y nombra al secretario del Sindicato Municipal, Pablo Salvo, por la deuda sindical de una empleada.

Al final del audio, Salinas pide que le «den una mano, como Estelita y el Tuni», para «mantener el local». Se cuentan billetes. Unas «siete gambas» por cabeza.

Cuando la crónica llegó a manos del intendente, ayer por la tarde, de inmediato se comunicó con Salinas y le preguntó si audio era verídico. Lo era…

Por la noche, fuentes del municipio confirmaron la renuncia como concejal del dirigente del PRO, de extracción peronista y con base en Morón Sur. «En este gobierno no hay espacio para estas viejas prácticas políticas de corrupción», comunicó un alto funcionario, tras la decisión de Tagliaferro.

Antecedente

En 2011 hubo un antecedente similar. Una empleada de la ex concejal Margarita Guarana la denunció ante la Oficina Anticorrupción. El sabbatellismo se encargó de difundirlo y poner a la represente del entonces diputado de Unión PRO Damián Cardozo, entre la espada y la pared.

Cómo terminó la historia? Guarana pasó cuatros inadvertida en el recinto, pero no la expulsaron, sino que terminó siendo aliada del FPV.