«Perdí las expectativas sobre el juicio», dijo la mamá de Candela, en los Tribunales de Morón

Carola Labrador, la mamá de Candela Rodríguez, la nena de 11 años asesinada en agosto de 2011, pidió justicia con una concentración de amigos y familiares en la puerta de los Tribunales de Morón. A dos meses del inició del juicio, aseguró que «Quiere saber la verdad de lo que pasó».

«Perdí las expectativas sobre el juicio, pero mi pedido de Justicia se mantiene», dijo ayer la madre querellante al portal BigBang.

Candela fue secuestrada el 22 de agosto de 2011 en la esquina de su casa en Hurlinghan y hallada muerta 9 días después, dentro de una bolsa en la colectora de la Autopsia del Oeste, a tres kilómetros y medio de su domicilio.

El cuerpo de la menor presentaba signos de asfixia y de haber sido violada. Cerca de 2.000 policías participaron del operativo de búsqueda durante el tiempo que la nena estuvo en cautiverio. En marzo de 2014, el fiscal de Morón, Mario Ferrario pidió que los cinco imputados por el crimen vayan a juicio oral.

Leonardo Jara, Hugo Bermúdez, Fabián Gómez, Néstor Altamirano y Gladys Cabrera deberán responder al delito de «privación ilegal de la libertad seguida de muerte», con el agravante de «abuso sexual».

«Pensé que la fiscalía estaba comprometida pero con el paso del tiempo no hubo avance», se quejó Carola y dio su opinión sobre la investigación. «Averigüé cómo trabajaba cada uno los jueces y siempre fallan a favor de las víctimas. Son excelentes. Pero siento que los fiscales me dejaron de lado. Llevan testigos que no generan ningún cambio en la causa», aseguró.

Pero no es lo único que considera que falló. La madre de la menor asesinada cuestionó el operativo de búsqueda que se desplegó hace casi seis años atrás. «Mi hija estuvo 9 días con vida y murió porque no la buscaron. Tengo una larga lista de quienes son responsables. Desde (Mauricio) Casal para abajo, todos son responsables», disparó.

Candela salió de su casa a las 16 de ese 22 de agosto, hace casi seis años atrás, por última vez. Cinco horas después Carola hizo la denuncia sobre su desaparición. Pero no la encontraron como esperaba. «No hicieron lo suficiente para encontrarla. Lo mismo pasa con la búsqueda de Araceli Fulles. Pasaron más de veinte días y me pregunto quién es el que la está buscando», sumó.

La muerte de Candela conmocionó al país. Se realizaban marchas, se rogaba por su aparición, se ofreció una recompensa a cambio de información y la foto de la Cande era difundida en los medios. Pero no alcanzó. «Creo que el caso de Cande fue determinante para la sociedad. Pero desde ese momento a hoy todo sigue igual. El colectivo #Niunamenos provocó un gran cambio social y es un movimiento hermoso. Pero hasta que la justicia no haga lo que tienen que hacer, que es cumplir las leyes, seguirán matándonos como si fuéramos perros», expresó.

Carola vive con sus dos hijos varones y su marido. Pero se dedica a participar en una organización de concientización sobre la violencia de género. «Quiero estar con mis otros hijos, también me necesitan. Y a la vez, recorro el país para difundir el caso y ayudar a otros. Veo que la situación de las mujeres es mala en todas las provincias. El día que la Justicia deje de cuidar a los asesinos las mujeres dejarán de desaparecer», lanzó.

Durante el proceso de la investigación, se puso en duda su rol, sus vínculos y los antecedentes penales del padre de Candela.

«Sé muy bien que cambiaron mi declaración y la difundían a los medios. Me ensuciaban para embarrar la causa. No hay pruebas que nos vinculen a mí o al papá de Candela con la desaparición y muerte de nuestra hija», dijo.

En la imagen del momento en que encontraron al cadáver de Candela, Daniel Scioli está junto a Carola. Era el gobernador de la provincia por entonces y dio que hablar. Al respecto, la mujer sostuvo que «no tiene nada malo que decir sobre él».

«Tengo un aprecio por él, creo que se comportó bien. Lo manipularon pero él siempre me escuchó. Lo crucé hace poco en un banco y nos saludamos. Con el gobierno actual tengo diálogo y esperemos que se concreten algunos proyectos que tenemos que definir», comentó.

En los próximos días se conocerá la fecha para escuchar el veredicto final. Ese día será determinante para Carola. «Si sale todo bien en el juicio cierro una página de mi vida, pero nada me devuelve a Cande. Ella era un ángel. Quiero que no vuelva a ocurrir algo así, a nadie. Quiero concientizar sobre la violencia, ayudar a otras mamás y seguir en contacto con familiares de víctimas porque me siento bien hablando con ellos. Es el mismo idioma, el mismo dolor», contó apenada.

Con el sentimiento de un vacío enorme en su pecho, Carola tiene presente a su hija a cada momento. Incluso, asegura que se comunica con ella. «Ella está con nosotros. Tengo un altar lleno de las vírgenes que me regalaron desde que se inició la búsqueda y luego sumé las cartas y estampitas que me dieron para aliviar mi dolor. Hay fotos de ella y están sus cosas», afirmó y sumó que siente que su hija le manda mensajes «desde el más allá».

«Cande se comunica conmigo, me da señales y fuerza para seguir. Es algo que sólo una madre lo puede sentir. Generalmente la veo o me hace sentir de alguna manera que está con nosotros. En momentos difíciles de la investigación, siempre me ayudó para ver por dónde ir», reveló y su sentimiento se debe a que eran muy unidas.

Carola y Candela siempre estábamos juntas. «Nos contábamos todo, hasta dormíamos en la misma cama. Me bañaba con ella porque no lo hacía bien y, como tenía el pelo muy largo, la ayudaba a desenredarlo. Tengo muchos recuerdos con ella para aferrarme», detalló.

Carola asegura que recibió señales antes de ser saber que habían asesinado a Cande: «Leyendo la autopsia comprendí que ella me quería hablar y que lo último que pensó antes de morir fue en mi. La noche en que Bermúdez abusa de ella y luego la mata yo me desperté a los gritos, en un ataque de nervios y sentí un fuerte dolor en el pecho».

Para terminar, Carola sostuvo que la lucha seguirá firme pese a todo. «Si se escapan de la Justicia del hombre, no podrán escapar de la Justicia de Dios. Soy creyente y rezo mucho, me hace bien escucharlo al Papa Francisco y tengo pendiente ir a verlo para difundir el caso de Candela y pedirle que ore para que los que la mataron paguen por lo que le hicieron», finalizó.

Fuente: BigBang

Informe:

https://www.youtube.com/watch?v=vzgzI-NA6kE