Aprueban el primer convenio colectivo laboral

El Concejo Deliberante de Morón aprobó esta tarde y por unanimidad el primer Convenio Colectivo de Trabajo para la planta municipal, a pesar de las críticas que la oposición le había hecho al acuerdo. La sesión se había caído la semana pasada por la falta de quórum del FPV y el Frente Renovador.

«Fue un dolor de cabeza», reconoció el jefe de bloque massista, último orador de la sesión de hoy.  Hace una semana tuvo que salir a explicar su ausencia de la sesión que había convocado el oficialismo, a excepción del gastronómico Domingo Bruno, quien sí había bajado para votar este convenio.

El principal referente del FR de Morón, Martín Marinucci, había solicitado al menos «cuatro o cinco cambios» al Ejecutivo para someter a votación dentro de los 15 días. Pero la presión de los municipales más alguna concesión de parte del gobierno local adelantaron para hoy el tratamiento.

El recinto, al igual que la semana pasada, había sido copado por trabajadores y dirigentes del Sindicato de la calle San Martín, que conduce Pablo Salvo, el único que firmó el CCT, el pasado diciembre.

Esa fue una de las razones de la ausencia del FPV, que lo había deslegitimado por completo, aunque luego de la frustrada sesión se sentaría a dialogar.

El dictamen de hoy no tuvo cambios respecto al el jueves 26 de abril. Pero al convenio se le agregó otra «adenda». Hace una semana se había quitado del convenio a los médicos, que tienen su propio estatuto y escalafón. Ahora se corrigió lo mismo, pero con los docentes, reconoció el oficialismo.

También se dejó abierta la puerta para que otros gremios discutan carrera y escalafón, el paso que sigue. Entidades como el SETMM o CTA no están avalados jurídicamente por la Ley 14656. Pero estas vez serían citados.

El convenio establece varias mejoras y le sumaría 6 puntos a la paritaria firmada por Salvo en abril. Además, establece «los mismos derechos a los trabajadores de planta permanente y temporaria»

«Son ellos quien están día a día para ofrecer su trabajo. Es por ustedes que caminamos hacia un Morón mejor», les agradeció la presidenta del bloque de Cambiemos, Analía Zapulla, que había tratado de «irresponsables» a sus pares del massismo y el FPV por su faltazo a la sesión anterior.

«Dimos un paso gigante en las conquistas de los trabajadores», afirmó la concejal Cristina Ibarra, aliada del oficialismo y referente del STMM.

No se evacuaron dudas, hoy. «¿Qué quiere decir el convenio cuando habla de controles personales, cacheos?»,  se preguntó Florencia De Luca (FPV).

«Qué significa cuando dice que el ingreso al empleo público se formalizará mediante concurso público o procedimiento especial de selección?», dejó en el aire Laviuzza.

Hernán Sabbatella se quejó del «tratamiento expres sin posibilidad de estudiarlo con todos los sectores» de la semana pasada, aunque recordó que «este sector trabajó fuerte para que salga la ley». No es lo que pasó con el peronismo que respondía a los intendentes del PJ, ni a la antigua Federación en la que se representa en SETMM de Luis Duré, un dirigente que armó un sindicato municipal paralelo y favorable al gobierno de Sabbatella.

«Cuando se discuta la carrera administrativa, espero que se cumpla el compromiso de llamar a todos los actores gremiales, para que no pase lo que pasó antes, cuando se le sacaban derechos a los médicos y a los docentes», apuntó el jefe de bloque K.

De todas formas, tuvo que admitir que hay «una mirada general de que es un avance» este acuerdo.

«Es un excelente comienzo, un paso gigante. Morón tiene que tener trabajadores conformes y reconocidos. Acompañamos con convicción este convenio», opinó el socialista Fabio Martínez, quien también estuvo presente hace siete días.

«Hay muchas cosas con las que no estamos de acuerdo. Si hay cuestiones ilegales que se encargue la Justicia», se exculpó Laviuzza antes de votar.

«Fui parte de esta lucha, no me llegó en un expediente. Defendí la ley en contra de lo que votaban mis diputados. Milité en el gremio, voté en las últimas elecciones la lista que ganó», aclaró también.

La votación desató un festejo en las gradas superiores y sonrisas en el oficialismo. El gobierno de Tagliaferro se colgó la medalla de sacar el primer convenio laboral en Morón. Salvo lo había prometido a sus seguidores y también metió presión para que saliera. La Ley se reformó en 2014, pero se fue pateando hacia adelante, hasta que entró en vigencia hace un año atrás. Son pocas las comunas que se adaptaron a la reforma, básicamente porque implica disminuir los contratos basura, establece paritarias libres, reglas más claras, mejores condiciones y de hecho mejor salario.

Entre los puntos se encuentra la creación del Instituto de Capacitación Municipal. Además, se reconoce la antigüedad del 4%, las licencias se extenderán según corresponda en cada situación y los días de vacaciones se contarán en días hábiles y no corridos.

Por otra parte, se incorpora un anticipo jubilatorio para aquellos trabajadores que no cumplieron con los 30 años de servicio, 1 sueldo por cada 5 años o fracción de 3 años.

También, se otorgará un plus del 5% del sueldo básico por título secundario para las categorías no jerárquicas, el Municipio no podrá tener a un empleado en periodo de prueba por más de un año y se suma a las nuevas bonificaciones por tareas de riesgo, insalubridad, jornada nocturna, actividad crítica y tarea penosa.

Asimismo, se establecerá el 16 de agosto como el “Día del Trabajador de Morón”.

sesion