Fuerte repudio a las autoridades del Colegio Dorrego de Morón, tras denuncia de homofobia

El Colegio Manuel Dorrego protagoniza una nueva batalla, esta vez contra un supuesto caso de homofobia que se disparó cuando dos alumnas fueron obligadas a dejar de tomarse de la mano durante un recreo. Las chicas dicen que las discriminaron y que a otras, con novio, les permiten besarse.

Todo comenzó hace un par de semana, cuando una profesora separó a una parejita y luego recibió el aval del propio director de la entidad, Gustavo Martínez, quien, según los estudiantes, les dijo a las chicas: «Tengo amigos homosexuales y no dejo que se besen delante de mis hijos».

A raíz del comentario, el alumnado el más politizado de la Zona Oeste no se quedó de brazos cruzados y desplegó una campaña de repudio contra las actitudes «homofóbicas» del colegio. El último viernes realizaron asambleas en cada uno de los turnos, donde incluso participó un grupo de profesores.

Allí se discutieron y rechazaron las expresiones de la docente y del director y se discutieron medidas a seguir en el transcurso de los próximos días.

«Como estudiantes, marcamos la gravedad que representa este hecho, ya que va en contra de años de lucha y manifestación social plasmados en un conjunto de leyes a favor de la Diversidad Sexual, Identidad de Género, Matrimonio Igualitario; sumado al encuadre inconstitucional de cualquier tipo de acto discriminatorio», fue el texto redactado desde la Comisión por la igualdad de género y contra la Violencia del Centro de Estudiantes.

«Ccomo estudiantes vamos a continuar tratando y profundizando el tema, ya que, además, somos conscientes del recorrido que estas ideas tienen en nuestra sociedad y la impronta que el mismo sistema capitalista les da en pos de fomentar la desigualdad entre las personas», añadieron.

Además, la escuela fue empapelada con carteles cuyas consignas eran frases como «No necesito ser homosexual para saber que la homofobia es un error», «Señor director, debería estar amando a alguien» y «Todo amor es legal».

Para las dos protagonistas, el apoyo de sus compañeros y amigos es fundamental: “Nos sentimos muy mal con lo que pasó. Yo estaba muy angustiada cuando volví a mi casa, no entendía qué fue lo que hicimos mal”, cuentan Anna y Camila.

Luego de relatar el episodio, aclararon: «Es insólito porque nos dijo que no era sólo con nosotras sino que está prohibido para cualquier pareja, lo cual es mentira, porque tengo amigas que tienen a sus novios acá y pueden caminar de la mano y besarse en los recreos».

Las chicas recibieron el respaldo de algunas organizaciones de la zona que extracción kirchnerista y de izquierda. Llama la atención que las autoridades justamente del Dorrego hayan tenido semejante atraso político.

Andrea Duré, directora del área de Psicología Comunitaria y Pedagogía Social del Ministerio de Educación Bonaerense, aseguró que las expresiones de cariño no están prohibidas en ningún colegio: “Estamos en proceso de investigación para saber bien qué fue lo que ocurrió. Pero de ninguna manera estamos en contra de que los chicos puedan caminar de la mano, si es así como pasó”, dijo la especialista la diario Clarín.

“Nosotros promovemos el respeto a las orientaciones sexuales del otro, la aceptación de las diferencias y por eso trabajamos con trabajos relacionados a la educación sexual integral. En este caso preferimos hablar primero con todas las partes, escuchar lo que tengan para decirnos y luego la idea sería que puedan hacer algún taller al respecto”, agregó.

hk5epembb_930x525