Familiares de Iago Ávalos, el joven asesinado por un policía en Tesei, marcharon por justicia

Unas 500 personas marcharon ayer en Hurlingham para reclamar justicia para Iago Avalos, el joven de 17 años asesinado el 12 de mayo por el subcomisario de la División de Investigaciones Patrimoniales de la Policía Federal José Pérez Buscarolo en la esquina de Siria y Cura Navarro, Villa Tesei.

La movilización fue encabezada por la familia de Iago y contó con la participación de vecinos y representantes de organizaciones sociales, políticas, culturales y de Derechos Humanos, así como integrantes de la Cordinadora contra la Represión Policial e Institucional (Correpi) y partió pasadas las 18 de Cinco Esquinas.

También acompañaron el recorrido funcionarios municipales, como la Directora de Derechos Humanos, Odilla Casella; mientras que el Secretario de Seguridad, Damián Feu, se acercó a saludar a la familia al final de la movilización.

Tras recorrer la avenida Jauretche, la gente se dirigió hacia la Plaza John Ravenscroft. Allí, Irina Avalos, hermana de Iago, afirmó: «El policía José Pérez Buscarolo asesinó a mi hermano, Iago Avalos. Lo persiguió ocho cuadras, le disparó incontables veces y un tiro le dio en el pecho a Iago y terminó con su vida y destruyó las nuestras. Por eso pedimos cadena perpetua para Buscarolo, en cárcel común y que cumpla su pena. No queremos más complicidad del Estado, no queremos más gatillo fácil. Reclamamos justicia para Iago y por todos los pibes que pasaron por lo mismo».

El día de su asesinato, Iago Avalos junto a un amigo habrían robado las tazas del auto de Pérez Buscarolo, quién habría observado el hurto y salió a perseguirlos. Una versión indica que el policía federal efectuó los disparos hacia el auto durante la persecución.

Otro relato, en cambio, indica que Pérez Buscarolo disparó a Iago cuando los dos jóvenes detuvieron su marcha al advertir que eran perseguidos. Esta última versión es la que había usado en su defensa el comprometido policía, que habría afirmado que creyó ver que los jóvenes portaban un arma en sus manos. Sin embargo, las pericias mostraron que en el auto en el que se movilizaban los jóvenes no había herramientas ni armas.

Fuente: Mpquatro.com.ar