A un año de volver como presidente, Meyer promete dejar a Morón en Primera División

Estamos felices, viviendo un momento especial”, definió esta mañana Alberto Meyer. En la previa de Morón-Barracas y sin que nada pudiera hacerle cambiar el sueño del ascenso, el presidente del “Gallo” dialogó con Un Medio y anticipó que su ambición es llevarlo hasta la Primera División.

Meyer confió que el ascenso es “una asignatura pendiente” en su vida y que ahora maneja el fútbol, a diferencia de su primer mandato, que le dejó un sabor amargo por las oportunidades perdidas hace una década atrás, en la vieja cancha.

Hoy todo parece indicar (independientemente del resultado de hoy) que el Gallo puede volver al Nacional. Hasta el fútbol femenino está de fiesta y al borde del ascenso. “Se está dando todo lo que antes se negaba para que Morón llegue al lugar que se merece. Parece que los demás juegan para Morón y el equipo está muy bien”, dijo Meyer.

– ¿Se imaginaba este presente, cuando hace un año asumía con una gran crisis financiera?
Meyer: No es que lo imaginaba, fue una asignatura pendiente en mi vida. Había jugadores, confirmé el cuerpo técnico. Estuve el 22% de la vida institucional del club. Lo conozco bien, aunque no participaba del fútbol. Antes se manejaba por una subcomisión que dirigía la gente de Hugo Tochi. Ahora consideré que el equipo funcionaba, que el técnico era muy bueno, de otra categoría. Cambió mucho la cultura de los chicos. Los técnicos grandes ya no pueden participar del armado de los planteles. Cuando llegué había problemas, los jugadores arrastraban meses sin cobrar. Hoy se les está pagando abril, algo inédito en el fútbol argentino. Estamos manejando el club con criterio empresarial, sabiendo donde estamos y adonde queremos llegar. El objetivo no es subir y descender. Es un club de primera, lo único que hay en el Oeste. Porque toda la zona Sur pasó por Primera; y nosotros no.

Finanzas
Aunque el deporte manda, el club tiene que hacer bien los números. Se le prometió al plantel un premio de 3 millones de pesos, que se pagarán con lo que se recaude con un bono que ayer estaba a la venta, para los partidos de local. Además, hace dos semanas se concesionaron dos confiterías y se habilitará a que haya espectáculos musicales, previo canon.

Es lo que se cayó en diciembre de 2015 cuando el ex presidente Diego Spina intentó firmar un contrato con una empresa cercana al femicida Daniel Bellini. La concesión ahora quedó en manos de privados que “tienen participación en Pinar de Rocha”. Meyer aclaró que “hay pautas con las que se tienen que manejar los espectáculos” dentro del club. Y consideró que “es preferible que un chico venga a bailar a un club, como se hizo siempre, antes que a una disco”.

También se tienen que terminar las obras en la nueva sede, lo cual estaría trabajo porque el grupo desarrollador no avanzó con el complejo de viviendas en Brown y La Roche. Ayer había una reunión “clave”. “Estamos asegurados por un millón 250 mil dólares, en caso que no se haga la obra. Pero nosotros queremos que la obra se termine con la empresa que se comprometió. Hay cosas que no quedaron prolijas en el cambio de gobierno. Pero el club es ajeno a las cuestiones políticas”, insistió Meyer, que espera una mano del intendente de Morón.