Tras ascenso y luto, Morón celebró su 70 años y el presidente Meyer auguró «un futuro mejor»

Deportivo Morón celebró ayer su 70° Aniversario, que se venía postergando desde el 20 de junio, fecha fundacional, primero por el ascenso del equipo que dirige Walter Otta, y, el sábado anterior, por el fatal accidente que sufrió la hincha y empleada del club Graciela Arias.

Una multitud desbordó el «Gimnasio Rafael Grosso», por lo que la fiesta comenzaría más tarde de lo programado. Bajo la conducción de una de las voces del estadio, Germán «El Tano» Nieto, el acto arrancó con la entrega de diplomas a los primeros egresados del FINES, el plan encarado desde hace tres años por el Departamento de Cultura y Educación, que hoy cuenta con una matrícula superior a los 50 alumnos.

Luego llegaron los primeros sorteos de regalos e indumentaria oficial, y cuando las pizzas y empanadas comenzaban a recorrer las mesas, se divisarían a glorias y emblemas de todas las épocas, mezclados entre los socios e hinchas, tales los casos de Norberto Pedro Arguissain (campeón del ’59), Miguel Angel Colombatti (campeón del ’80) y Alejandro Julián Méndez (campeón del ’90), sumados a los nuevos héroes del 2017, como Matías Pardo y Cristian Broggi.

Tras la tradicional distinción a los nuevos socios vitalicios se produjo uno de los momentos más emotivos de la noche, con la proyección del video institucional por los 70 años.

Avanzada la noche, el presidente del club, Alberto Meyer, aseguraó que «lo que viene en el futuro próximo del Deportivo Morón es aún mejor que lo vivido recientemente, porque el Gallo es de Primera División y entre todos vamos a lograr colocar a Morón donde se merece estar».

También, en referencia al equipo que se viene para el próximo Nacional, Meyer resaltaría que «mantuvimos la base de los héroes del campeonato de la ‘B’ y ya incorporamos a los tres principales refuerzos que nos pidió el cuerpo técnico, y les aseguro a todos, que ‘Pichin’ Pardo se queda en el Deportivo Morón, sin importar la plata que quieran poner para llevárselo!».

A continuación, sobrevino el notable desfile de camisetas de todas las épocas. El final fue con corte de torta y el sorteo final. Larga vida al Gallo.