Pino visitó La Cantábrica y se despachó contra la obra del Soterramiento, tras no poder pasar

El precandidato a senador de Creo, Fernando Pino Solanas, se reunió hoy con empresarios del Parque Industrial La Cantábrica de Haedo, y denunció luego no poder pasar al obrador del proyecto de soterramiento del ramal Sarmiento. «El macrismo y el kirchnerismo fueron canallas», disparó.

«Es una vergüenza que siendo un senador nacional me nieguen la entrada a una obra pública que se están realizando con fondos que son todos los ciudadanos. ¿Qué es lo que están haciendo acá adentro?», se preguntó por redes sociales desde la puerta del obrador.

Lo acompañaron en la bajada el actual presidente del Movimiento Proyecto Sur en la provincia, Mario Cafiero; y la ex concejal y ex diputada nacional Marina Cassese, quien abandonó el massismo para ser primer precandidata a senadora provincial por el partido Renovador Federal. El que estaba anunciado y no bajó fue el jefe de la CTA Autónoma, Pablo Michelli, primero en la lista de diputados de Creo.

La comitiva comenzó su recorrido en el Parque, donde Pino fue recibido por autoridades de la Unión Industrial del Oeste (UIO). Además, se tomó tiempo para visitar una fábrica.

«La historia argentina está dividida en dos: por un lado, crecer con lo nuestro con talento y honradez y por otro, pedir prestado para comprar yendo en contra de nuestra industria. La Cantábrica es patrimonio de la Nación, es un verdadero ejemplo de cómo la industria Argentina superó las políticas neoliberales y reactivaron el mercado laboral de la zona», sostuvo Solanas.

Estaba anunciada un encuentro en la Unión Ferroviaria, que en la seccional conduce el Pollo Sobrero, pero el lugar al que se quería llegar era el Soterramiento, la obra largamente anunciada por el kirchnerismo y puesta en marcha por Mauricio Macri, para mejorar el servicio de trenes del Sarmiento.

Al no poder pasar, el senador por Capital dijo que «esto demuestra aún más la trama de complicidades y secretismo de Estado de los diferentes gobiernos».

«Dicen que la obra costará 3 mil millones de dólares. Mentira: terminará saliendo entre 15 y 20 mil. Toda la adjudicación del está sospechada y ligada a empresas de la familia Macri: Iecsa, Comsa, Calcaterra y Ghella», sostuvo Solanas. Y apuntó: «La gestión de Randazo fue mediocre que terminó comprando durmientes a China que se rompen cuando pasa una formación. El macrismo y el kirchnerismo traicionaron al país destruyendo la industria ferroviaria. Fueron gobiernos canallas”.

dfcglu-xcaifxeo