Como consecuencia de un operativo narco demuelen un búnker ligado a la barra de Morón

El intendente, Ramiro Tagliaferro, y el Ministro de Seguridad de la Provincia, Cristian Ritondo, supervisaron esta mañana la demolición de un búnker de droga que operaba en el barrio Presidente Ibáñez de Morón Sur. En el interior había pintadas que referían a barras del Deportivo Morón.

La investigación que terminó con esta casa deshabitada, tomada por los malvivientes, fue coordinada entre fuerzas de seguridad provinciales y municipales.

Los datos surgieron a partir de los 71 allanamientos simultáneos realizados durante este mes, donde se detuvieron a 31 personas y se secuestraron 29 armas, 140 celulares, y 32 kilos de droga, entre ella, marihuana, paco y cocaína. La organización delictiva se dedicaba a comercializar los estupefacientes en distintas zonas del distrito.

 

«Estamos recuperando el barrio para los vecinos y enfrentando al narcotráfico haciendo lo que hay que hacer. A partir de la investigación y los allanamientos quedó claro que esto era un aguantadero de droga y armas que hace años operaba en Morón Sur», remarcó Tagliaferro, quien durante las tareas de demolición se mostró junto a ministro.

«Todos los días trabajamos para ganarle al narcotráfico. Junto al Intendente Tagliaferro recorrimos el búnker donde operaba esta banda y vendía drogas dentro del barrio Presidente Ibáñez. Con esfuerzo y convicción estamos duplicando la cantidad de armas y las dosis de droga incautadas respecto al año pasado», indicó Ritondo.

dfwjjlqxcaaop_g

 

En las fotos subidas por el Ministerio y el Municipio a redes sociales, se observan consignas propias de la barra de Morón, como por ejemplo al recuerdo siempre «presente» del Loco Nene, el jefe de la barra asesinado en 2015, supuestamente por un ajuste de cuentas narco. En ese momento fuentes del club y del municipio (en ambos casos dominados por el sabbatellismo) lo atribuyeron off de record a un asunto de mujeres.

Ramón Fernández tenía apenas 39 años y trabajaba como recolector de residuos. Murió de dos disparos a quemarropa, que en principio fue considerado como un asalto por la Policía. Por esos días se vivieron días de tensión en el club, ya que una facción buscó a los responsables adentro de la platea del club con intenciones de venganza. Era común que barra-socios vayan armados. Tanto es así que lo padecieron los jugadores, cuando Morón no entraba ni al reducido, por ese tiempo. La política y los códigos del club no permitieron hasta ahora  condenar a nadie.

dfvxvrdxkaauth9