La veda electoral no impidió que el oficialismo continúe haciendo campaña sucia en Ituzaingó

Al PJ local no le alcanza con ganar los paredones y la cartelería pública con la cara de Pablo Piana, sino que además mete la cola en otras fuerzas, para confundir al elecctorado. En este caso fue Cambiemos el que denunció el reparto de panfletería apócrifa de sus candidatos.

«Les queremos comunicar que se ha detectado una operación política en domicilios de Ituzaingó, donde se han repartido boletas con una nota membretada como «Cambiemos» y dentro del envoltorio plástico en el cual viene la nota, nuestra boleta cortada en el último cuerpo, y adjunto, el último cuerpo de otro partido político», notificó el precandidato a concejal Gabriel Pozzuto.

El materíal correpondía a la agrupación vecinal Siempre Ituzaingó, que conduce el ex concejal Walter Elías (PJ) y que lleva en la lista para concejales al editor de La voz de Ituzaingó, Daniel Galtz.

«Responsabilizamos al oficialismo de Ituzaingó, al municipio y a sus adláteres por este tipo de burdas acciones políticas que lo único que persiguen es confundir a los vecinos. La única boleta válida de Cambiemos en Ituzaingó, es la que lleva en todos sus cuerpos el número 508, y que lleva como cabeza en el cuerpo de de concejales a Pozzuto», comunicó Cambiemos.

La campaña sucia comenzó en el momento en que el actual director del PAMI Ituzaingó fue nominado como candidato, con el respaldo del intendente de Morón Ramiro Tagliaferro, en una lista de unidad con otras líneas del PRO y la UCR. Entonces, los referentes que respondían al inversor Osvaldo Marasco (ex funcionario de Descazo, ex Unión Pro, ex Acuerdo Cívico, ex PRO y ahora en Cumplir como candidato), que no dudó en sumarse él y sus socios dentro del bloque de Cambiemos, a una campaña de difamación de Pozzuto.

Las malas jugadas se extendieron al también candidato a concejal Ezequiel Carrizo, a quien apuntaron por la utilización del Mural de la Memoria de Carabobo y Brandsen para hacer proselitimismo partidario. La pintada no era del dirigente del PRO. El propio oficialismo pasó a pintar después por Cristina Kirchner y Marta Pérez, la mujer del intendente, que va como precandidata a senadora provincial, en el cuarto lugar de la lista. Descalzo pretendía encabezar él mismo la sección y dejar la Intendencia en manos de  su hijo, Pablo, en diciembre.

Ituzaingó, claro no es la excepción. En Hurlingham hubo boletas apócrifas que difundían la imagen de Damián Del Castaño, candidato de Cumplir, con la de Luis Acuña de 1País. El PJ y La Cámpora están muy nerviosos. Cristina no bajó por algo a estos municipios. Hizo campaña por dónde podía ganar seguro, es decir donde el peronismo nunca fue derrotado en la historia. Por eso tampoco estuvo en Morón.