Con sólo 32 votos de diferencia, la interna del PJ en Morón se definirá en la Junta Electoral

Más cerrada que la elección a senadores nacionales fue la interna del Frente Justicialista de Morón, que sí habrá de definirse en la Junta Electoral. Según el escrutinio provisorio, el metalúrgico Sergio Souto sacó 32 votos más que Vanina Moro, del Movimiento Evita.

Ambas listas representaron a Cumplir, bajo el sello de Florencio Randazzo, y sin las opciones de Juan Colli y de María Salva, finalmente desestimadas por la Justicia Electoral. El Evita fue el primer espacio en salir a hacer campaña por el exministro, pero el kirchnerista Souto utilizó los recursos de la UOM de Morón para salir a empapelar el distrito con su calvo rostro, luego de cerrar un acuerdo con la conducción de los Municipales de Morón, y llevar como segunda concejal a María Cristina Ibarra, actualmente aliada de Tagliaferro en el HCD.

Incongruencias al margen, la interna fue cabeza a cabeza, a tal punto que cuando se cortó el escrutinio, Souto (Lista 2) apenas había sacado una luz de ventaja, que bien podría ser revertida con el resto de las mesas que faltan escrutar. Tiene 5703 votos, contra 5671 de Moro. En la suma de ambas listas, Cumplir Morón obtuvo el 5.63% de los votos. Supera las Primarias, pero no le alcanza para una banca.

Gane quien gane, para octubre habrán de entrecruzar candidatos. El tema es quién encabeza. El Evita sostiene que, de acuerdo a sus números, ganó la interna por 300 votos por lo menos. «Vamos a hacer alguna presentación. Todavía falta cargar 40 a 50 mesas y vamos perdiendo por 31 votos. Pero comparando algunas actas con los certificados de escrutinios vimos errores de 50 votos por mesa. Queremos ser pacientes. Vamos a esperar el tiempo que sea necesario. Supongo que Souto está en la misma línea», apuntó hoy Vanina.

Error. Minutos más tardes, el jefe de la regional de la UOM comunicaba: «Gracias vecinos de Morón por su voto. Ya gananos la interna ahora trabajar todos juntos para octubre y ser la voz del vecino en el Concejo Deliberante». El problema no es la carga, ni la picardía de celebrar primero que el otro. El problema está en el sistema, permeable tanto al error humano como a la trampa, sistemática y multi forma.

De todos modos, hasta hoy la precandidata del Evita no cree en la mala fe: «»Con Sergio compartimos espacio en la CGT. Hay muchos compañeros, aunque no tenemos mucho que ver con la segunda candidata. No quita que no podamos construir un espacio nuevo», sostuvo.

«Creo que hay que discutir el sistema electoral. El voto electrónico también tuvo problemas. En Santa Fe hay boleta única y se carga en una máquina el provisorio y en papel. No confiaría en un sistema puramente electrónico. Salvo algún inconveniente y el cansancio propio de la jornada, no hubo mala fe el domingo. Todos actuaron con mucha responsabilidad», dijo la precandidata a Mpquatro radio online.

moron