Junto a Descalzo y en un distrito donde perdió, Cristina insistió con la idea del acuerdo opositor

La candidata a senadora nacional de Unidad Ciudadana, Cristina Kirchner, volvió a Ituzaingó después de más de 4 años y, junto al intendente Alberto Descalzo, insistió con su estrategia de «un gran acuerdo opositor», lanzada ayer para intentar obtener un triunfo en octubre.

La expresidenta había realizado el último acto en ese distrito en mayo de 2013, aunque otras veces salió por videoconferencia, como días antes de terminar su mandato, cuando desde el Posadas le entregó la obra del Hospital del Bicententario al municipio, sin estar terminado.

Ese proyecto todavía está en carpeta en un Gobierno que trata de bajar el déficit fiscal gigantezco que heredó en Nación y Provincia, al tiempo que hace equilibrio para no perder el control político y social.

Lo que el año pasado Descalzo llamó «ahorro» en su distrito, luego de terminar su quinto mandato consecutivo con un terrible agujero fiscal, en los niveles superiores del Estado denuncia como un ajuste.

Con ese argumento, y pese a estar encarando un plan de agua corriente que solventa la estatal AySA, el intendente vende que no le bajan plata.

La Coparticipación se ha mantenido: En 2017 ya bajaron al municipio $170.737.505 brutos, por Copa de la Provincia, contra $193 millones de 2016, $145M de 2015; y $113M de 2014.

A eso hay que sumarle el fondo del endeudamiento, que se debería invertir en obra pública (fuera del plan de AYSA) y seguridad. Para este año el intendente desinfló el presupuesto Municipal un 8%, sin incluir las obra o el dinero extra que le bajaron.

El equipo de prensa de Descalzo y de U. Ciudadana le preguntó a CFK cuánto más podría aguantar el municipio.

De eso se agarró también Cristina Kirchner para solicitar a la oposición «frenar» al macrismo. Sigue abonando la teoría de que dos tercios del electorado votó contra el Gobierno y piensa eregirse como jefa de la oposción.

En Ituzaingó, las PASO las ganó Cambiemos. Dos tercios viene votando contra el municipio en las últimas tres elecciones. El descalcismo hizo saber que la pareja del intendente, Marta Pérez, sacó más votos que CFK, dentro de la boleta seccional.

«No les pedimos el voto para nosotros, sino que ofrecemos nuestra boleta para que pueda representar su voto opositor y trabajar en conjunto por un cambio de rumbo económico en el futuro y el respeto al Estado de derecho en el presente», sostuvo ayer Cristina en su llamado.

La convocatoria sólo sumó rechazos en la oposición. Su militancia, adicta, la esperaba en una fábrica y después con un acto en el Salón Municipal.

«Voy a insistir con el pedido de unidad hasta el último minuto del proceso electoral», indicó este mediodía la expresidenta.

«Ayer cuando lancé la carta a todos los electores y electoras de la provincia pidiendo la unidad del voto opositor tuvo que ver con el mandato de las urnas del 13 de agosto donde dos de cada tres bonaerenses le dijeron que no al ajuste», sostuvo durante una rueda de prensa.

En este sentido, la candidata a senadora aseguró: «Hasta el último minuto y hasta el último día voy a insistir con la unidad para frenar y decirle no al ajuste».

«Es necesario lograr la unidad del voto opositor no para que gane Cristina o pierda Macri. El que no tiene que ganar es el ajuste, porque si gana el ajuste empeorará la situación no sólo de los trabajadores asalariados, que van a tener el impacto de lo que quieren hacer con la precarización laboral, sino del conjunto de la sociedad que también tendrá el impacto del aumento de las tarifas que están postergando para después de las elecciones», sostuvo.

Cristina compartió la recorrida al candidato a senador Jorge Taiana y el secretario de Planificación, Pablo Piana, que encabeza la lista local.

A su llegada recorrió la fábrica Adox S.A., en la calle Cerrito, dedicada al desarrollo e innovación de nuevas tecnologías orientadas a la agroindustria.

Luego se reunieron con dirigentes de UCIADI, donde la semana pasada Descalzo anunció un decreto que declaró la emergencia económica de la pequeña y mediana empresa en el municipio, con descuentos en la TISH. Una medida que no pasó ni desconocen los concejales de la oposición. Una medida que nada tiene que ver con lo votado en Morón, donde directamente se eximía de tasas a las empresas.

Cristina, ante los micrófonos de Prensa del Municipio y de U. Ciudadana

Cristina, ante los micrófonos de Prensa del Municipio y de U. Ciudadana