Internan a chicos de un colegio parroquial de Tesei, intoxicados con monóxido de carbono

Ayer al mediodía debieron suspenderse las clases en el nivel primario de la Escuela Parroquial Santa Marta, de Villa Tesei, porque varios alumnos presentaban signos de una intoxicación. Ahora el municipio procedió a la clausura del establecimiento educativo.

El episodio se produjo en la escuela parroquial Santa Marta, ubicada en la calle Juan Kiernan 159 de la localidad bonaerense de Villa Tesei, donde decenas de estudiantes comenzaron a sentir náuseas, mareos, vómitos y bajas de presión por un agente tóxico que aún no fue determinado.

En un primer momento se habló de un escape de gas, pero luego esa versión quedó descartada y los investigadores apuntaban a que se trató de monóxido de carbono. No obstante, también se tomaron muestras de agua para analizarlas.

Los primeros casos ocurrieron el jueves de la semana pasada, cuando varios alumnos debieron irse de la escuela con dolores de cabeza y vómitos, tras lo cual la institución decidió cortar el suministro de gas y proseguir con el dictado de clases.

La situación se agravó ayer, cuando al mediodía apareció una nueva oleada de alumnos descompuestos con los mismos síntomas en el colegio, por lo que acudieron al lugar Bomberos Voluntarios, Policía y Defensa Civil.

Los estudiantes fueron trasladados al UPA (Unidad de Pronta Atención) y al Hospital San Bernardino, entre ellos 8 niños que seguían internados al cierre de esta edición, uno de ellos con un cuadro de gravedad.

En un primer momento, los servidores públicos acudieron al lugar ante un alerta por escape de gas, aunque esa versión fue descartada y todo apuntaba a que los estudiantes, de nivel primario y secundario, habrían inhalado monóxido de carbono.

De todas maneras, los pesquisas también tomaron muestras de agua para analizar y no descartaban que ese pudiera ser el agente tóxico.

Mientras tanto, el municipio que comanda Juan Zabaleta (PJ) dispuso la clausura del colegio Santa Marta de manera preventiva y un grupo de padres radicó una denuncia en la comisaría 2da. de Hurlingham.

Un caso similar ocurrió este año en una escuela de Castelar sur, donde se había cortado el gas por una pérdida un lunes y a los dos días una docente fue internada por inhalar monóxido de carbono. Para SUTEBA había sido una contaminación por gas, pero ese tipo de veneno suele ser producto de la mala combustión de ese elemento energético.