«Buscan perjudicar», declaró Tagliaferro tras evacuar el Palacio, en otro día de amenazas

Sigue la preocupación por la ola de amenazas de bombas en el Conurbano y especialmente en Morón, donde hoy fue evacuada la Municipalidad. El intendente tuvo que salir del edificio con su equipo a cuestas y apuntó contra los que quieren «perjudicar» al Gobierno.

Por su parte, desde la Diócesis de Morón se hizo un llamado a reflexión a toda la sociedad, luego de que varios colegios parroquiales recibieran llamados amenazantes. El San José, el Inmaculada y, hoy, el Sofía Barat de Castelar fueron algunos casos.

El Palacio Municipal de Morón fue desalojado este mediodía luego de recibir una amenaza de bomba al 911. Ante la denuncia, intervino personal de la Delegación de Explosivos de la Policía de la Provincia de Buenos Aires, así como Defensa Civil, Protección Ciudadana y Tránsito del Gobierno de Morón. También brindó apoyo el SAME y la Policía Federal.

Este hecho se suma a las evacuaciones que están sufriendo distintas escuelas del distrito y de toda la región ante llamados similares.

En las últimas 72 horas hubo más de 30 casos en el distrito, indicaron desde el gobierno local. Además, el municipio denunció ayer un «sabotaje» en el sistema de drenaje del Hospital Municipal.

“Creo que el objetivo es perjudicar o complicar el normal desempeño de las instituciones”, señaló el intendente Ramiro Tagliaferro, que hoy inauguraba una nueva posta policial junto al candidato a diputado y ex ministro porteño Guillermo Montenegro. Fue en la Plaza de los Españoles de Castelar, donde quedó inaugurado el septimo minidescamento de los ocho que planificó el gobierno local para el año.

“Me preocupa que el esfuerzo operativo y logístico que hay que realizar ante estas denuncias implica destinar gran cantidad de personal”, agregó el jefe comunal. Un poco más tarde el sabbatellismo emitía un comunicado «repudiando cualquier tipo de amenaza o violencia».

La ola afecta también a la dirigencia. El viernes evacuaron el colegio donde asisten los hijos de Tagliaferro y los del concejal Diego Spina. Es el Crear y Ser, donde el sabbatellismo también crió a varios de sus descendientes. Otra víctima fue la hija menor del intendente de Hurlingham, Juan Zabaleta. Hay teléfonos identificados, pero por ahora sólo se especual con que se trate de adolescentes que se montaron de esta manera sobre la ola de resistencia contra el macrismo, como con las tomas en Capital.

Es al menos la versión que consideró el propio Tagliaferro ayer, en la DDI de Morón. La Iglesia por su parte también emitió su opinión.

«Ante nuevas amenazas de bomba que atentan contra el normal desempeño de las clases en los colegios de la zona, la Junta Regional de Educación Católica (JUREC) Diócesis de Morón quiere hacer un llamamiento a la reflexión de parte de padres y a la ciudadadanía en general», comunicó hoy.

Y agregó: «Así como los colegios no podemos correr ningún riesgo ante posibles circunstancias que puedan atentar contra la integridad de los alumnos y el personal, no podemos seguir tolerando estos delitos que perjudican la educación de nuestros hijos e insumen recursos policiales del Estado que podrían ser destinados a otros fines. Por eso pedimos a los padres que reflexionen en familia y con sus hijos sobre las consecuencias de este tipo de eventos, solicitamos a los medios de comunicación que acompañen esta reflexión e instamos a las autoridades competentes a investigar fehacientemente las responsabilidades de los llamados con falsas amenazas».

«Confiamos en que juntos, familias, colegios, e instituciones en general, podamos reencauzar las condiciones de aprendizaje que son necesarias para la educación de nuestros hijos», reza el comunicado.

21766783_10154790918172466_8732024944806449720_n