Cae el primer sospechoso de las amenazas a las escuelas: La DDI detuvo a un menor en Morón

Las actuaciones para dar con algunas de las fuentes de la posibles amenazas de bombas a escuelas en el distrito, donde se reportaron hasta 24 casos por día en la última semana, dieron como resultado la detención de un menor, a quien le secuestraron computadoras y celulares.

Esta es la primera persona que cae por las intimidaciones, hasta ahora de falsa alarma, en la zona. Morón fue el epicentro de la ola de llamadas, aunque también se sintió fuerte en Ituzaingó. Recién el jueves los intendentes de la región (Hurlingham, Ituzaingó y Merlo) se reunieron con el Fiscal General de Morón, para reportar una foto, pero sin diálogo con la prensa ni datos sobre el avance de las causas.

Mientras tanto, el municipio de Morón esperaba desde el jueves alguna detención, a propósito de las pistas que se tenían sobre números identificados al 911. El sospechoso, de 17 años, fue detenido por amenazas al colegio de Castelar Crear y Ser, hace una semana. Al establecimiento asisten los hijos del intendente y la gobernadora Vidal, como también la hija de un concejal del FPV de Morón.

Tantas fueron las evacuaciones, 50 mil personas en 30 colegios de Morón en la última semana, que se fueron tomando medidas para achicar el margen de la investigación. La Policía ordenó en algunos establecimiento cortar los teléfonos. Así las amenazas sólo se podían hacer al 911. Otros dejaban pasar algunas advertencias, reconocieron padres a este medio. Hubo muchas suspicacias políticas, especialmente cuando en Junín se detuvo a un concejal de 1País en Junín. El kirchnerismo pedía soluciones, al tiempo que estaba en la mira.

Pero la información que se tenía no salpicó los medios, hasta tanto no cayera el primer sospechoso. También se creía en un efecto «contagio».

Tras una investigación a cargo de los fiscales Leonardo Lisa y Ana Daniela Barrozo, de la UFI 2, se realizaron seguimientos de llamadas y escuchas telefónicas. Así fue que la Brigada  DDI Morón, detuvo en un allanamiento «a un menor que había realizado llamados con amenazas de bomba a diferentes escuelas del distrito», informó esta tarde el Municipio, que participó del operativo y hasta entregó la filmación.

Durante el allanamiento (no se conocen datos filiatorios) se secuestraron tablets, computadoras y celulares. El joven deberá afrontar una causa por «intimidación pública», trascendió. En su caso tomó  intervención una jueza de responsabilidad penal juvenil, de apellido Zing.

Por su parte, Barrozo explicó que este fue el primero de una de serie de allanamientos que se seguirán realizando los próximos días, a la espera de dar con más responsables y bajar el nivel de locura generalizada. Sólo el miércoles, de 23 casos, se habían identificado 16 números.

«Vamos a seguir investigando cada caso porque estas falsas alarmas perjudican a los que realmente necesitan asistencia», indicó hoy el intendente Tagliaferro. Y agregó: «Nuestros equipos acudieron a cada una de las escuelas y realizaron un gran trabajo pero es necesario tomar conciencia para terminar con estas amenazas».