Tras otras dos detenciones, fiscal advierte que todas las amenazas a escuelas son reatreables

Todos los teléfonos son rastreables», aseguró el fiscal de Morón Leonardo Lisa, uno de los agentes que investiga la ola de amenazas a escuelas en la zona oeste. Hoy volvió a ser evacuada la escuela Belgrano en Ituzaingó, por la cual una menor de 13 años declara ante la Justicia.

La UFI 2 corrigió la información difundida el sábado y que hablaba de una mamá que había sido detenida por obra de sus hijos en Ituzaingó. En rigor, solamente se le informó. «Por los delitos sólo pueden ser responsables sus autores», apuntó Lisa, esta mañana, al programa «Estación Central» de MPQuatro radio online.

Eso no quita que la Provincia le inice acciones legales a los padres de  chicos que amenazaron a escuelas, por el costo operativo de las evacuaciones. Esas multas irían de 35 mil a 45 mil pesos.

La menor de 13 años citada el viernes a declarar por una amenaza al Belgrano, será acompañada por su madre. “Lo que ellos manifiestan es que es una broma, lo cuentan como algo gracioso, sin darse cuenta que en realidad lo que hacen es muy grave”, contó la fiscal Daniel Barrozo a Clarín y agregó: “Dicen que se lo dijo una amiga o que se lo pidieron. No son conscientes de las consecuencias. Las penas pueden ser de dos a seis años de prisión. Tiene más gravedad que una amenaza simple, porque pone en riesgo la seguridad pública”.

Por otra parte, Lisa confirmó la detención de dos jóvenes (17) en Merlo el pasado viernes. En el resto de los casos de Castelar, Hurlingham e Ituzaingó fueron liberados. En general los jueces de garantías deciden la liberación. Los menores no permanecen detenidos.

– Hay escuelas que amenazan todos los días ¿ se les pone un acento especial? ¿se detectó alguna organización detrás?- consultó MPQ al Dr. Lisa.

– Hay llamados de todos lados. Y todos son rastreables. Hoy contamos con tecnología para rastrear a los números. Aunque le saquen el chip a un celular. También se puede acreditar si es de un locutorio. Por otro lado, a los colegios que llaman todos los días, la realidad es que investigamos los que tenemos números identificados, porque es más rápido actuar. A medida que van ingresando las causas, primero chequeamos las que son más rápido de investigar. A las demás llegaremos igual.

– Ya hubo un profesor y hasta un concejal detenido…

– en este departamento Judicial no podemos decir en este momento que hayamos acreditado una cuestión de campaña política. En principio son mayores de 18 años y grupos de wasap organizados para llamar a los colegios. Se creen que es una broma, no creo que se organicen tanto políticamente.

– Otra versión habla de un juego de desafíos. Alguno contó si esto es así?

– Eso no lo tenemos acreditado. Lo único que tuvimos fue un mayor que quedó detenido y por su relato no es así. Dijo que lo hizo porque no quería que la novia tuviera un examen (En el S. Barat de Castelar).

– ¿Qué diferencia hay entre un acto de intimidación pública, y una travesura?

– Llamar a un colegio para decir que hay una bomba es un delito. El problema es que los chicos no lo saben. Siempre hay llamados, uno en marzo, otro en julio. Pero casos aislados. En este caso tomó otro color, porque fueron 2 mil llamados en un mes en la Provincia. Vamos a seguir con las detenciones, no es cuestión de allanar por allanar. Deberíamos estar ocupándonos de otras cosas también.

– ¿Les dieron más personal para investigar este  caso?

– La Fiscalía General nos brindó un grupo de apoyo y la Procuración General nos dio medios para agilizar los trámites.