Zabaleta armó un acto a gusto de Cristina, quien llamó a «poner límite a tanto saqueo»

La candidata a senadora nacional por Unidad Ciudadana Cristina Kirchner encabezó este jueves un acto en Hurlingham, donde se mostró acompañada por el intendente, Juan Zabaleta, quien abandonó el randazzismo para apoyar la campaña de quien fuera su jefa durante ocho años.

«En nombre de Unidad Ciudadana, quiere agradecerte Juan por esta actitud que hoy estás teniendo con nosotros», le dedicó la expresidenta, aunque el jefe comunal, que nunca hizo campaña por Cumplir y se mantuvo al margen de la interna peronista hasta que después de las PASO anunció su apoyo a Cristina. De hecho, es quien lleva adelante la campaña ahora, en desmedro del candidato camporista local Martín Rodríguez.

«Están saqueando los bolsillos de los argentinos, las finanzas del Estado y de desarrollarnos en el futuro», apuntó la expresidenta hoy.

Y agregó: «Ayer nos endeudaron en 800.000 millones de dólares más y 22 mil millones de pesos más, el año que viene vamos a tener que pagar 406 mil millones de pesos de intereses de la deuda, para que tengan una idea son 6 años de Asignación Universal Por Hijo, son 46 veces el presupuesto de industria, son 41.000 kilómetros de ruta, son más de 44.000 jardines de infantes».

Por tal motivo, CFK se quejó porque «mientras tanto algunos dirigentes de la oposición ponen más énfasis en criticar a nosotros que en denunciar estas cosas que le están pasando al pueblo argentino».

«Con este nivel de endeudamiento, es necesario ahora poner un límite a tanto saqueo y mentira», sostuvo Cristina quien despotricó contra el Jefe de Estado al resaltar: «Me tuve que bancar callada que Macri diga que no teníamos energía y ahora tengo que ver que están importando más petróleo».

«Nos hablaron de sinceramiento de precios y eso llevó a la inflación más larga de la historia, nos hablaron de un tipo de cambio atrasado y vino la devaluación, había que hacer un shock de confianza y terminamos en un ajuste implacable contra todos los sectores medios y populares», indicó.

Además, la ex Jefa de Estado, retrucó el canto de la gente del «vamos a volver» al sostener que «no se trata de personas, ni de una fuerza, más allá de lo que nosotros sentimos, no importa quién, ustedes el pueblo tiene que lograr que los que vuelvan a sentarse en la Casa Rosada, los defiendan».

«Necesitamos convencer a cada uno de los que no están convencidos», argumentó CFK al tiempo que destacó que «no me interesar tocar timbres, sino cabezas, debemos necesariamente ser los mejores y con el ejemplo, aunar esfuerzos».

Por eso, sintetizó: «No nos cerremos con nada, ni nos encaprichemos con nada, en nombre de tantos derechos y luchas, no estar cerrados ni encaprichados, tenemos que ser los más abiertos e inteligentes, por eso necesitamos que Unidad Ciudadana se convierta en el espacio político donde pueda expresarse la oposición a este modelo».

Por último, Cristina le habló al resto del peronismo mediante una pregunta: «¿Cuán grande puede ser una diferencia entre nosotros frente al neoliberalismo?».

«A los que tampoco están de acuerdo con esto y a los que nunca les gustó el peronismo, los convocamos a todos y todas, a los radicales, a los socialistas, a los que piensan que entregar el país no puede pasarnos otra vez como ya nos ha pasado», finalizó.