Piana había pedido el apoyo de los empresarios de la noche a cambio de darles «una mano»

El secretario de Planificación y primer candidato a concejal de Unidad Ciudadana en Ituzaingó, Pablo Piana, salió a despegarse de los panfletos que buscaban el «voto joven» con el respaldo de los tres boliches más importantes del distrito. Sin embargo, un audio confirma su acuerdo con el sector.

“Si gana Pablo, nadie te va a quitar la posibilidad de divertirte más allá de la edad que tengas”, reza un insólito panfleto que se repartió con la boleta de Cristina en Ituzaingó y se viralizó en las redes sociales. Propone el voto joven para el candidato del intendente, a fin de liberar la oferta nocturna.

El mensaje lleva la firma de las empresas Club Leloir, Bahiano y Nina, «para los chicos que votan por primera vez”. Y apuesta a que el “primer voto” respalde al gobierno de Alberto Descalzo, bajo el hashtag «el domingo 22 #vamos con Piana».

“Si gana Pablo, nadie te va a decir hasta qué hora podés ingresar, hasta que hora te vas a dormir”, son algunas de las bizarras consignas que se publicitaron en papel y que tomó dimensión cuando llegó a las redes sociales. De allí pasó a medios locales y nacionales. Piana salió hoy a tomar distancia.

«En virtud de una publicación supuestamente atribuida a los responsables de los boliches de Ituzaingó, apoyando mi candidatura a concejal, dejo en claro que la misma no cuenta con mi aval. A lo largo de mis años como funcionario he sido respetuoso de las normas vigentes en lo que hace a la permanencia de los jóvenes en los lugares de esparcimiento y no veo la necesidad de modificación alguna al respecto. Llama poderosamente la atención que este tipo de publicación se haga horas antes de una elección, en donde se intenta perjudicar mi imagen y confundir al electorado», publicó.

El candidato youtuber perdió en las PASO con Cambiemos y, como todo el kirchnerismo, salió a quemar las naves. Si bien no fue a través de sus medios oficiales, ni los del municipio, ni los de Unidad Ciudadana, que se divulgó el respaldo del sector bolichero, trascendió el audio de una reunión que llevó a cabo hace poco con varios empresarios, entre ellos de Club Leloir, el mismo que fue clausurado en enero de 2016 tras la muerte de Diego Aljanati, a la salida de una matineé. Fue la presión política y social la que llevó a suspender, por falta de seguridad, la actividad nocturna.

Piana no salió a aclarar nada respecto de aquella reunión, en la que lo presentó un tal Norberto, y en la que se reconoció como un «amigo» de la movida.

En la reunión, el funcionario municipal agradece haberse acercado a escucharlo y les dice: «Defiendo hace muchos años lo que pasa en la noche, me ha tocado poner el hombro, porque hay mucha gente que no quiere que haya noche en Ituzaingó. Los vecinos de estos barrios no se bancan la movida».

«Me siento amigo de estos emprendimientos. Si todos laburamos juntos y organizamos cada vez mejor la salida, va a estar mucho mejor. Pero hay gente que no quiere esto. El partido que estamos enfrentando tiene candidatos que dicen que van a regular… no quieren noche, que van a cerrar boliches», sostuvo Piana.

«Hay empresarios que a veces están mal vistos, pero son parte de Ituzaingó. Vengo a decirles que acá tienen un amigo», les dijo el candidato a los bolicheros.

«Soy un laburante, un tipo común. Me toca hoy esto, enfrentar a gente que piensa otra cosa y tienen campañas muy importantes», les vendió también.

Sin vueltas, el secretario les imploró por un respado que, a la vuelta del cuento, se transformó en algo explícito. «Vengo a decirles que si me ayudan me comprometo a bancar los emprendimientos en Ituzaingó. Nuestros pibes tienen que bailar acá», los sedujo Piana, que hoy buscó despegarse.

Por si queda alguna duda del acuerdo, se le oye decir ante los empresarios: «Me comprometo a darles una mano, pero para eso necesito que me den una mano. Necesito que el domingo que viene me vengan a compañar, me voten, hablen con sus amigos, vecinos y parientes. Voy a seguir defendiendo estos emprendimientos, vaya como me vaya». En esta parte se desprende que la reunión fue días atrás. Los panfletos aparecieron después.