Grana considera que existe una «cacería»

Aunque no bajó al recinto a defender el desafuero, el bloque del FPV insistió con la idea de la persecusión política como explicación al desfile de ex funcionarios kirchneristas por Tribunales, procesamientos y detenciones como la que este miércoles se consumó sobre el diputado Julio De Vido.

“No bajamos al recinto porque no vamos convalidar un plan de persecución política a opositores del gobierno y socios del poder judicial y mediático”, comunicó el sabbatellista Adrián Grana. Al acto pragmático, le siguió una defensa absoluta del gobierno K, en una entrevista radial.

“Es un día muy difícil, pero no para julio de Vido, sino para la Democracia. Es un atropello contra el estado de derecho y las libertades públicas. Es una barbaridad. No tenía ninguna voluntad de entorpecer la investigación. Detenerlo preventivamente es una aberración jurídica”, dijo Grana.

Y agregó: “Lo que está pasando es una demostración que va preso quien quiere Macri. Bajo ningún punto de vista el poder judicial es independiente. Hay una Justicia por lo menos tuerta: a los familiares de Macri los sobreseen y a todo funcionario kirchnerista lo procesan y hacen un circo extraordinario para la televisión. Esto es una cacería, la ley de la selva”.

El ex presidente del HCD y fundador originario del Nuevo Encuentro aseguró que De Vido era un “perseguido político, por haber sido ministro de Planificación de Néstor y Cristina Kirchner”.