Fundación Viviré: organizaciones volvieron a reclamar por la reformada ley de Salud Mental

En el Colegio Almirante Brown de Haedo, la Fundación Viviré realizó la 21º Jornada sobre adicciones, para debatir y reflexionar sobre los alcances de las drogas y el alcoholismo en la sociedad actual y el papel que organizaciones y Estado cumplen tanto en la prevención como la atención.

El lema del encuentro desarrollado el sábado con 450 asistentes fue  “Actores sociales, en su rol más importante”.

La  propuesta se centró en la  incorporación a los talleres de especialistas en materias ajenas a la salud. “Es la primera vez que insertamos a actores sociales  que son  abogados, jueces ó  miembros  del área social de los municipios para que en conjunto con los profesionales coordinen los grupos”, señaló el titular de la Fundación, Alejandro Rosatti.

En ese sentido, el responsable de la institución con sede en Ramos Mejía, subrayó que la búsqueda de soluciones  debe hacerse con toda  la comunidad. “El abordaje tiene que ser multidisciplinario porque la droga es una sociopatía que está insertada en la sociedad”.

Para Rosatti es fundamental “ser conscientes de la realidad para afrontarla” porque desde distintos sectores  “dibujan una situación que no existe”.

Consultado sobre el rol del Estado, Rosatti celebró la respuesta de los municipios de Merlo y Morón pero “todavía falta mucho”. El responsable del centro de recuperación  sugirió la creación de  una secretaria provincial del área.  “Necesitamos  del Estado bonaerense medidas de prevención y asistencia”.

Rosatti apuntó que “se hacen cosas pero no alcanza”. Sin embargo se mostró convencido que más temprano que tarde se dará  un  diálogo  con las autoridades.

De cara a nuevos desafíos, la Fundación Viviré inaugurará un  establecimiento  en Morón y anunció un maratón para el 24 de junio del año que viene. La jornada deportiva cuenta con el apoyo del presidente del Concejo Deliberante de Merlo, Pablo Rendich, quien participó del panel principal.

También disertaron  la jornada en el Instituto Almirante Brown de Haedo,  el tesorero  de la Federación de las  ONG  para la Prevención y el Tratamiento del Abuso de Drogas (Fonga), Eduardo Vera; la Directora de Promoción Social y Desarrollo de Morón, Natalia Sainburg; el concejal  de Morón Fabio Martínez;  el Teniente de la Policía  Mario Bonelli; y  en representación de la Sedronar , Guillermo Machut; y el exjuez de menores Rodolfo Brizuela y el titular del juzgado de Garantías Número 2 de La Matanza, Raúl Ali.

Al término de la jornada, Un Medio dialogó con varios interlocutores. Desde Viviré y Fonga, dejaron en claro que los CPA siguen desarticulados en la Provincia y aunque se mejoró la situación respecto a la administración K, siguen a la espera de una contra reforma en la Ley de Salud Mental, que modificó el kirchnerismo. La misma dejó afuera a las organizaciones terapéuticas del cuidado de pacientes que deban ser tratados por su adicción.

«Estamos de acuerdo con que no tiene que haber internaciones prolongadas, pero el Estado no ofrece los servicios que nosotros sí damos», concluyó Rubén González, vocal de FONGA.

Por su parte, Rosatti aseguró que el Estado «no hace nada» contra las adicciones. Por su parte, Machut recordó que está pendiente la reglamentación del Ejecutivo sobre la Ley de Salud Mental 26657, lo cual permite todavía asisstir a organizaciones a través de subsidios.

Bajo la adminsitración Macri apenas se están recomponiendo los indicadores sociales, que demuestran que cada vez se consume a más temprana edad.

_dsc5356