Moreno, el distrito administrado por La Cámpora, quedó al borde del colapso

Por segundo mes consecutivo, el municipio de Moreno que administra el camporista Walter Festa no puede pagar los sueldos y depende de una ayuda extraordinaria de la Provincia para cumplir con sus obligaciones básicas. Empleados le incendiaron basura en la puerta de palacio.

Si no fuera por el mal momento que deben atravesar los municipales, sería una irónica comedia de enredos, en la que un ultra de Cristina Kirchner, le pide ayuda al Gobierno que tanto critica. Como Alicia Kirchner en Santa Cruz, Festa se hizo cargo de un municipio de problemas y no hizo más que aumentarlos. Tienen su propio 2001, en un contexto muy distinto al de aquél tiempo, cuando Festa era un pibe.

El lunes, trabajadores municipales – nucleados en los gremios ATE, Sindicato de Trabajadores Municipales y Asociación Sindical de Trabajadores Municipales – descargaron un camión de basura frente al Palacio Municipal en reclamo de sueldos adeudados. El paro es por tiempo indeterminado, señaló el sector mediante una carta al Ministerio de Trabajo.

La situación es compleja desde hace varios meses en Moreno. En noviembre los trabajadores realizaron un paro tras cobrar el sueldo desdoblado y Festa los culpó de la pérdida de una recaudación de 1,5 millones de pesos.

En un comunicado, el intendente sostuvo que “el Municipio de Moreno se encuentra trabajando en un plan de convergencia fiscal que apunta a mejorar estructuralmente la situación financiera municipal” e informó que se “están llevando adelante diversas gestiones con el gobierno de la provincia de Buenos Aires con el objetivo de obtener un ‘aporte extraordinario’ mediante un ATN y así cumplir con todos los sueldos de los trabajadores municipales”.

Festa además reconoció que el “legítimo reclamo de los trabajadores municipales” y remarcó que “se están haciendo todas las gestiones necesarias para abonar la totalidad de los sueldos”.

La protesta de este lunes incluyó quema de neumáticos, y el despliegue de máquinas viales y de un camión recolector que desparramó desechos frente a la Municipalidad local.

Encerrado, el intendente acudió a la prensa amiga y al márketing, para sacarse fotos barriendo calles, en noviembre. Pero su administración deja mucho que desear. Es un distrito pobre, donde el peronismo siempre gana. Pero Festa arrancó con un sueldo de casi 340 mil pesos y un regimiento de La Cámpora detrás, algunos directos militantes de Axel Kicillof, quien se ve que buenos consejos no le da.