Tagliaferro logró que aprobaran una reforma fiscal que incluye el revalúo de 25 mil partidas

El gobierno de Ramiro Tagliaferro logró anoche que la Asamblea de Mayores Contribuyentes apruebe, por 29 votos contra 17, una reforma fiscal e impositiva que incluyó el revalúo de la base imponible, con un tope del 50% para los incrementos en la tasa de servicios generales.

El intendente de Morón había anunciado en noviembre que se venía estudiando la forma de equiparar las partidas con los valores de sus inmuebles, muchos de los cuales tienen un valor fiscal que data de hasta cinco décadas atrás. La base de datos vigente era del censo de 1980.

Cuando el Ejecutivo cruzó datos de los partidas de TSG con ARBA detectó «fuertes irregularidades en más de 25.000 partidas». «Se trata de lotes que tenían una fuerte diferencia entre los metros cuadrados construidos y lo que constaba en los registros de la Comuna», se apuntó.

La actualización de la fórmula permitirá una actualización pormenorizada, por lo que no se hizo un aumento lineal, como en la última década.

Según el oficialismo, el impacto en la TSG será el siguiente. El 86% de las partidas tendrán un aumento promedio de hasta $300. El 15% restante, «que presentaba más inconsistencias», tendrá incrementos mayores. «El 40% de los vecinos van a tener una variación promedio de menos de $100 y otro 37% un aumento promedio entre $100 y $300 más”, detalló ayer la presidenta del bloque oficialista, Analía Zappulla.

«Había una gran disparidad. Morón era el distrito más desactualizado del país. El defensor del Pueblo recomendaba en 2011 cambiar los valores del censo de 1980 por el más reciente. Los coeficientes se modifican. Así los barrios con menores recursos pagarán en promedio un 30% menos. Las zonas altas deberán pagar en torno a un 20% más que las zonas medias», explicó durante una sesión con escaso debate.

Cambiemos optó por informar, pero no cruzarse con la oposición. Tenía las manos garantizadas, tras el triunfo de octubre y el recambio de concejales del 7 de diciembre. «Hay construcciones valuadas en 1955, en pesos ley, aunque sean nuevas», apuntó Zappulla. Y explicó que «sólo se deprecian los inmuebles anteriores a 1955». Para esto el municipio reconstruyó la base catastral, a través de un relevamiento digital.

Además del revalúo, se aprobó un incremento en la política de beneficios por pago anticipado. Habrá un 20% de descuento en enero, o el 15% en febrero. Aún así, «se prevé aumento de la recaudación del 20%». La comuna financia con recursos propios el 82.8% de sus gastos.

Este martes por la mañana se tratará el Presupuesto 2018, que para el sabbatellismo «no supera el 7% de aumento, por lo que no se condice con la suba de las tasas». La frutilla del postre de Cambiemos será el Metrobús. Finalmente se debatirá ese proyecto el 28 de diciembre.

 

La oposición rechazó

Tras la explicación del miembro informante del oficialismo, sobrevinieron las exposiciones de los bloques de la oposición. Desde el massismo se había pedido postergar el tratamiento por los incidentes en Congreso. El presidente de la bancada massista, Jorge Laviuzza, confesó que era allá donde quería estar y no en el recinto. Pero la primera en hablar fue Karina Godoy, electa por Unidad Ciudadana pero desmarcada del sabbatellismo con bloque propio, al que bautizó como «Justicialista». «Entendemos el proceso inflacionario. Pero no podemos seguir ajustando los ingresos de las familias. No sabemos cuál será el impacto real, porque no es un aumento fijo», adelantó su voto.

Laviuzza dijo que «antes discutíamos porcentajes». Y recriminó: «Se votó la preparatoria sin saber de qué se trataba y sin dictamen de comisión».

Tampoco creyó en el revalúo: «¿No hay planos habilitados desde 1995? esto es una falacia.  Tampoco es el 20 el aumento, como se dijo. El tope es del 50%. No podemos votar esto, porque no sabemos lo que es. Votamos cosas fácticas. Algunos artículos van en contra de todo régimen».

En el mismo sentido, la kirchnerista Florencia De Luca rechazó el proyecto, por que «no está determinado el valor» de la nueva base imponible, por lo que no se sabe «cuál va a ser el valor de mercado para valuar cada inmueble. El metro cuadrado varía constantemente», indicó.

Hace un año atrás el gobierno había intentado una especie de revalúo, en base la «valuación presunta». Un híbrido que el sabbatellismo respaldó a cambio de que le aprobaran la compensación de partidas de 2015. Aunque a los dos meses salió a marcha contra el «tasazo», debido a que algunas partidas se habían disparado arriba del 35% de aumento aprobado. Ayer utilizó la misma expresión, pero «sin certezas».

La por ahora aliada massista Sandra Yametti, flamante concejal del GEN y ex secretaria de Gobierno del primara intendencia de Martín Sabbatella, consideró que el Ejecutivo «busca una mayor equidad» en los tributos. Pero aclaró que «por tratarse de un cambio de idioma en la ordenanza necesitábamos más certeza en el impacto real».

«No hay proyecciones, ni ejemplos hasta las que escuchamos. Lo único que se lee es que el Ejecutivo puede aumentar hasta un 50%. Uno no puede obrar de buena fe. El Ejecutivo puede utilizar apreciaciones subjetivas, como el valor de mercado, para la base imponible de los valores fiscales. Por qué no se utiliza la base de información de Provincia. No hay necesidad de tener una base propia», apuntó la abogada.