El HCD aprobó los cambios sobre la vieja Gaona, en Haedo, y da luz verde al Metrobus

Por 12 votos contra 11, el Concejo Deliberante de Morón derogó la ordenanza que en 2009 cambió el uso de los cuatro carriles centrales de la avenida Perón, en Haedo. De esta manera, el proyecto del Metrobús, que la oposición había obligado a postergar, ahora tiene luz verde.

La obra había sido anunciada en la campaña de 2015 y volvió a la escena poco antes de la elección de octubre último, cuando Cambiemos buscaba alcanzar los concejales necesarios para gobernar el recinto. El amplio triunfo le permitió contar con la mayoría simple, con el voto doble de la Presidencia del cuerpo, que por ahora no hizo falta. La ausencia de la concejal del GEN, Sandra Yametti, desestimó un empate.

Los bloques del kirchnerismo (Unidad Ciudadana y PJ) sumaron ocho rechazos. El sabbatellismo, autor del proyecto de Parque Lineal de Haedo, se mantuvo en sus convicciones de no afectar la traza, aunque le tiraron duro con el archivo. Es que cuando presentó ese plan también había sido rechazado por vecinos del barrio, que lo consideraban peligroso para los chicos, muy poco agraciado y casi sin áreas verdes.

El Parque quedó inconcluso, pero el gobierno de Ramiro Tagliaferro se quiso adelantar a los hechos. Hace un año, con una audiencia muy adversa y sin votos en la oposición, tuvo que archivar el proyecto hasta la renovación del recinto. Por eso se trató a esta altura del año.

La sesión contó con mucho funcionario y grupos de vecinos. «Sin dejar ingresar a los vecinos y vecinas de Haedo a la sesión del Concejo Deliberante y copándola con grupos violentos, el intendente Tagliaferro logró hoy la aprobación express de la obra del Metrobus que implica la destrucción del parque ya construido y no continuar con las demás etapas de parque público verde a pesar del fuerte rechazo de la comunidad en la Audiencia Pública que tuvo lugar a fines del año pasado», comunicó Hernán Sabbatella, jefe del bloque de Unidad Ciudadana.

«Me voy triste, porque pudiendo hacer algo más creativo, pudiendo incorporar otras posiciones, lo único que hicieron es tener el expediente un año parado y llevarlo al recinto entre pan dulce y sidras», se quejó su par del massismo, Jorge Laviuzza. El frente de 1País se vio nuevamente mermado. Sandra Yametti no asistió esta vez. En la sesión del Presupuesto había dado su voto, aún con las críticas del caso.

El miembro informante del oficialismo fue nada menos que Leandro Ugartemendía, ex secretario de Planificación Estratética y quien hace un año presentaba modificaciones sobre el proyecto que había delineado el ministro de Transporte Guillermo Dietrich. Esto es, extender el boulevard y alternar parque, bicisendas, estaciones y carriles exclusivos para que los colectivos se conecten con la Juan B. Justo.

El proyecto de Metrobús contempla la construcción de una vía exclusiva para colectivos, con siete paradas a lo largo de la Ex-Gaona, en un trayecto total de 3,3 kilómetros. «Con esta intervención se ganará mas de un 25% del tiempo que insume ese trayecto en colectivo», afirman.

Si bien el primer artículo de la ordenanza aprobada hoy derogó la 11932, que estableció la creación de un parque sobre la vieja Gaona, en el tramo entre Lambaré y Fasola», en otro párrafo «se desafectan muchos más metros para el destino de espacio público», que en el plano original.

En el recinto, vecinos que pedían preservar los «espacios verdes». «Los tramos entre Fasola y Caseros, que eran parte de una segunda etapa del Parque, estaba destinada a esparcimiento. Ahora va a estar afectado como área verde y pública», corrigió María Eugenia Brizzi, de Cambiemos.

Ante las críticas del sabbatellismo, la jefe de bloque de Cambiemos, Analía Zappulla, les tiró con el archivo. «En septiembre de 2009 se hizo la audiencia pública por el Parque Lineal. Hubo once vecinos y todos estuvieron en contra del proyecto», recordó.

Y luego atacó el financiamiento de aquella apuesta: «La primera etapa se pagó con fondo afectado de soja: $2.3 millones. La segunda tuvo una ordenanza en abril de 2011 y la adjudicación en febrero de 2015, por $12.38 millones. Se iba a financiar desde la Secretaría de Obras Públicas de Nación. Nunca vino un peso. Seguramente parte del dinero habrá ido a parar al algún convento, porque lo tenía que girar Lopecito».