El Aeropuerto de El Palomar estará a cargo de AA2000 y comenzará a operar a fines de enero

Sin que medie presentación oficial, el Gobierno prepara para la segunda quincena de enero el bautismo de la pista de El Palomar para vuelos low cost. Con ese fin incluyó a la Base en el sistema de Aeropuertos y lo sumará en la concesión de AA2000, que operará en este verano.

Mientras el kirchnerismo espera una mano de la Justicia para frenar las obra en la Base (y a pesar de que la Fuerza Aérea se mostró en contra de la explotación comercial, lo mismo que ocurrió con el Plan Procrear en Morón Sur), el Gobierno avanza con un plan, en tres etapas:

La Etapa Cero, con la que esperan terminar lo básico como para poder despachar o recibir los dos aviones de la empresa Flybondi, consta de la utilización de un viejo edificio de 600 metros cuadrados que alguna vez ya se utilizó para la llegada y partida de pasajeros.

En 2010, cuando se hicieron trabajos de mantenimiento de la pista del Aeropuerto Jorge Newbery, varias aerolíneas, entre ellas la uruguaya Pluna, mudaron sus vuelos a El Palomar, porque estaba en «mejores condiciones» que la Base de Morón Sur. El entonces intendente, Lucas Ghi, celebró la medida y pensó que podía completarse en el tiempo, conforme al plan «aeroportuario» que ideó el sabbatellismo.

En ese momento el kirchnerismo estaba de acuerdo. No hubo audiencia pública. Tampoco ahora. Sin embargo, ya hay al menos dos amparos.

En noviembre de 2010 se utilizó aquella estructura en la 1° Base Aérea, a la que se le anexaron carpas para ampliar la zona. Además, hay que realizar trabajos de mejora de la pista -menores según cuentan en el Gobierno-, balizamiento y estacionamiento de vehículos. Uno de los temas que surgió del relevamiento de la infraestructura es que toda la conexión de energía es precaria. Allí también habrá que trabajar.

Ese paquete mínimo, según esperan, podría estar terminado a fines de enero. De ahí en más, será decisión regulatoria.

Al parecer, esta inversión estará a cargo de AA2000. El contrato de concesión vigente de contempla la prioridad para que ésta absorba las operaciones cuando se abre un aeropuerto en una zona de influencia de las terminales que ya opera. De ahí la decisión de entregarlo a la empresa del grupo Eurnekian. En las estaciones aéreas hay dos tipos de obras: las que se realizan con el fondo fiduciario que se conforma con el pago de la tasa aeroportuaria y las que hace la empresa como parte de su paquete de concesión. Esta se inscribe en la segunda categoría.

La Etapa Uno, que empezará inmediatamente sea aprobado el Plan Maestro, ya prevé la utilización de dos hangares existentes que serán reconvertidos en zona de check in. La concesión no incluye la base militar, sólo las aéreas de los vuelos comerciales. El terreno sigue siendo del Estado Nacional, por lo que las operaciones, tanto las civiles como las militares, compartirán la pista. Esto ta sucede en varios aeropuertos como los de Río Cuarto, Trelew, Bahía Blanca, Río Gallegos, Comodoro Rivadavia, Mendoza y Reconquista.

Quedará la Etapa Dos, en la que ya se prevé la construcción de una terminal nueva del otro lado de la pista (de 1900 metros), donde hoy se aloja la operación militar.

«Este anuncio demuestra la confianza que el Gobierno deposita en nuestra empresa y sus más de 2200 empleados para llevar adelante la política de desarrollo de las aerolíneas low cost en el país. Desde nuestra compañía apuntamos a crear la mejor infraestructura aeroportuaria para los usuarios y contribuir con el objetivo de incrementar exponencialmente la cantidad de argentinos que vuelan; que lo hagan a precios razonables y con las mejores instalaciones y servicios», dijo Martín Eurnekian, presidente de AA2000.

El Palomar va a ser el primer aeropuerto con orientación low cost, es decir, que cuente con prestaciones básicas -servicios de rampa y a pasajeros- que disminuyan los costos de operación para las aerolíneas. Por ejemplo, no habrá mangas ni servicios de remolque para aeronaves. La terminal tiene además una ubicación estratégica. Será el primer aeropuerto del país conectado al tren: está a 300 metros de la estación Palomar de la línea San Martín; se puede llegar desde Retiro en 39 minutos y desde Palermo en 31 minutos. Camionetas unirán el trayecto de la estación ferroviaria con la aeroportuaria

El aeropuerto se vincula directamente con la Ruta 4 y con Panamericana a través del Camino del Buen Ayre por Avenida Roca. Está a unos 3,3 kilómetros de Acceso Oeste y a ocho de la Avenida General Paz. Fuentes del Ministerio de Transporte confiaron a La Nacion que el gobierno nacional tiene en cartera conectar Acceso Oeste con el Buen Ayre a través de la Autopista Arroyo Morón, una vía de 10 kilómetros que haría de continuación del Camino de Cintura.

«El proyecto va acompañado de toda una mejora integral para ordenar el tránsito, modernizar la zona y garantizar la seguridad de vecinos y pasajeros. Va a haber una nueva rotonda, calles repavimentadas, nuevos semáforos y luminarias led, cruces peatonales y refugios nuevos para las paradas de colectivos, nuevas señalizaciones. También se va a renovar la estación de trenes de la linea San Martín, que va a ser la primera en todo el país en estar conectada a un aeropuerto», dijo una fuente del Ministerio de Transporte.

En colectivo conecta con 7 líneas: 53, 123, 182, 252, 320, 326, 634. Asimismo se vincula directamente con la Ruta 4 y con Panamericana a través del Camino del Buen Aire por Av. Roca; y está a unos 3,3 km de Acceso Oeste; y a 8 km de la Av. Gral. Paz.

Fuente: La Nación y UM