En el fin de año volvieron a caer contratos en el Estado: la protesta apunta otra vez al Gobierno

ATE y UPCN encabezan hoy una protesta por las casi 1200 bajas que se concretaron recientemente en el Estado, según relevaron estos gremios. La oposición vuelve a poner la lupa en las administraciones macristas. Prácticas frecuentes que se mide según la vara del que denuncia.

La cifra podría incrementarse a 2.600 en marzo porque en el verano caducan muchos contratos temporarios. Estas desvinculaciones son adicionales al plan oficial de reducir en un 20% los cargos políticos y jerárquicos que impulsó el Presidente y que baja a provincias y las c omunas.

Sólo en Quilmes, Morón y Tres de Febrero, tres distritos macristas, no se renovaron los contratos de 804 empleados. ATE denunció 1400 despidos.

El cristinismo salió a ayer a denunciar las bajas de contratos en Morón. «Se trata de trabajadores y trabajadoras que cumplían tareas en el Centro de Desarrollo Infantil, en Niñez y Juventud, en la Casa de Abrigo para personas en situación de calle, en Empleo, Políticas Ambientales, Higiene, en el Departamento Vial, Educación y Salud, entre otros sectores», apuntó el jefe de bloque de concejales, Hernán Sabbatella.

La idea de reducir el déficit baja desde Nación, pero es siempre es real. En el verano de 2016 se hicieron marchas y denuncias por el cese de personal contratado sólo en Morón. Unos meses después el propio sabbatellismo contó más empleados que en diciembre de 2015.

El Ejecutivo cuenta con 4560 empleados de planta. En la plantilla de noviembre (publicada en la página oficial) se registraron 5215, teniendo en cuenta a los contratados. Al 31 de diciembre se dejaron caer 380 contratos. Además se eliminaron 83 de los 352 cargos de funcionarios.

La práctica es de manual en cada gobierno. Según datos del municipio de Morón, en 2010 se dieron de baja 455 contratos; en 2011, 332; en 2012, 310; en 2013, 278; en 2014, 275; y en 2015, 532. A fines de ese último año de gobierno sabbatellismo hubo gente que prefirió irse o darse de baja antes que presentarse a trabajar.

«Heredamos en diciembre de 2015 una deuda de más de 170 millones de pesos, estamos frente a un municipio deficitario que pierde entre 18 y 20 millones de pesos por mes. Por eso queremos terminar con más de dos décadas de déficit en Morón», sostuvo el intendente, Ramiro Tagliaferro.

En Tres de Febrero, por su parte, el gobierno de Diego Valenzuela estima que en 2018 se dejarán sin renovar entre 100 y 150 contratos y no 400, como denunció ATE.

Sería el 5% de un planta total de 3000 empleados. Por su parte resaltaron que ya se eliminó el 20% de los cargos de la planta política, que pasó de 96 a 76 funcionarios.

«Nuestra política sigue siendo la de defender la calidad del trabajo municipal. Por eso al asumir efectivizamos trabajadores que llevaban años precarizados», le dijo Valenzuela.

Y agregó: «Todos los cambios que estamos impulsando fueron estudiados junto al gremio municipal y la variable que motiva que algunos contratos no sean renovados es la del rendimiento».