Como era de esperar, la jueza Forns suspendió las obras y los vuelos desde la Base de Palomar

La jueza federal Martina Forns ordenó detener las obras iniciadas por el Ministerio de Transporte y la empresa Aeropuertos Argentina 2000 en los hangares de la base aérea de El Palomar y suspendió la venta de pasajes y vuelos que FlyBondi pondría en venta desde este jueves.

La jueza ligada a Justicia Legítima decidió hacer lugar al amparo de impacto ambiental presentado por el grupo de vecinos de Hurligham tras la inspección ocular realizada el lunes en la que los funcionarios del Ministerio de Transporte y de la Administración Nacional de Aviación Civil (ANAC).

Por un lado se reclamaba la falta de una audiencia pública, y por otro se observaba la seguridad de la pista. El Gobierno había pasado al aeródromo a sistema nacional de aeropuertos e incluido a El Palomar en la concesión de AA2000 para que se hicieran cargo de las obras.

Por su parte, la compañía aérea comenzaría a vender hoy los pasajes, a un costo muy por debajo del mercado, por es plan Low Cost del Gobierno. Esperaban que volara desde las provincias de Salta, Tucumán y Jujuy, donde la empresa ya se presentó. El vuelo de bautismo desde El Palomar sería en febrero, pero por la movida que iniciaron desde el kirchnerismo de Hurlingham y Morón no hubo presentación oficial.

La jueza instó a los jueces federales de Morón Néstor Barral y de la Ciudad de Buenos Aires Daniel Rafecas a que respondan los oficios respecto de la violación a la Ley de Sitios de Memoria denunciada por los organismos de derechos humanos, que se hicieron presentes en la inspección ocular del lunes.

La pista fue utilizada por el gobierno de Cristina Kirchner en noviembre de 2010 para vuelos de cabotaje, debido a obras en Aeroparque y Ezeiza. Pero una vez que el ministro de Transporte, Guillermo Dietrich, anunció la explotación comercial de la Base, llovieron amparos judiciales.

“Fue determinante el resultado de la inspección ocular en la que se evidenciaron varias irregularidades, no sólo por el incumplimiento de las evaluaciones previas de impacto ambiental sino también de seguridad”, aseguró el vecino y abogado Lucas Marisi, quien presentó un amparo.

Marisi subrayó al diario Página 12 que durante la inspección ocular hecha el lunes, con presencia de la jueza Forns, representantes del Ministerio de Transporte y el titular de la ANAC, Tomás Insausti, se encontraron dos polvorines -uno a 50 metros de la pista y otro a 100 metros. Y aseguró que “no cumplen las medidas ambientales y de seguridad”.

Esta misma jueza ya había aceptado amparos contra los aumentos de tarifas, la disolución de la AFSCA y hasta se había metido en su momento con una interna de la UTN de Haedo, hace una década, cuando el kirchnerismo quería imponer a un rector no votado por la mayoría.