Sabbatella recibió en su casa a Amado Boudou y se refirió a los “presos políticos del régimen”

El jefe de Nuevo Encuentro, Martín Sabbatella, recibió en su casa al multiprocesado ex vicepresidente Amado Boudou, quien el viernes fue finalmente liberado de la prisión preventiva que lo tenía en Ezeiza por la causa de la falsificación de viáticos cuando era ministro.

“Anoche, vino a casa Amado. Junto a otrxs amigxs y compañerxs, conversamos sobre la terrible experiencia de la pérdida de libertad y sobre lxs presxs políticxs que el régimen macrista mantiene injustamente encerradxs”, tuitteó ayer el ex intendente de Morón.

Fue la primera aparición pública del ex ministro de Economía. Anoche, por otro lado, continuó su rutina en una entrevista por Crónica TV.

“Estamos pagando la factura frente a los poderosos”, insistió ayer el ex vicepresidente. En el programa “1+1: 3″ Boudou se dedicó a explicar porqué era “mentira” lo de la “pesada herencia” del gobierno de Cristina Kirchner.

“Nunca hubo un traspaso de Gobierno donde el Banco Central tuviera tantas reservas, el desempleo tan bajo, el desendeudamiento”, dijo.

Y agregó: “La economía estaba mejor cuando terminó el Gobierno de Cristina que hoy. No hay ninguna duda”.

Si bien su procesamiento fue confirmado, el ex vicepresidente abandonó el Penal de Ezeiza el viernes. La Cámara Federal había dejado sin efecto la detención en la causa por enriquecimiento ilícito, la primera que lo condujo a la cárcel.

“El delito es excarcelable, y Amado Boudou está a derecho en todas las demás causas”, indicaron los jueces. No hubo disidencia respecto a su excarcelación.

El juez Bruglia había votado por colocarle una tobillera electrónica mientras que Farah, al igual que en su voto del jueves, sólo aplicarle una caución juratoria, es decir que se presente ante el tribunal para firmar bajo juramento que estará a derecho.

Por tal motivo, una vez más, tuvo que intervenir el juez de la Cámara del Crimen, Rodolfo Pociello Argerich quien votó en el mismo sentido que Farah por disponer la libertad sin el dispositivo.