Escándalo entre delegados de Izquierda y ATE tras el cese de contratos en el Hospital Posadas

La Dirección del Hospital Posadas habría dejado caer más de cien contratos laborales, lo cual desató un verdadero escándalo. Luego de una infructuosa reunión, y ante un fuerte dispositivo policial, sectores de izquierda fueron a enfrentar e insultaron a la cúpula de la ATE local.

Según el testimonio de Luis Sucher, referente del PTS y ex delegado de ATE y del Sindicato de Trabajadores de la Salud, entre los cesanteados (algunos hablan de 100, otros de 120 a 160) habría «49 que corresponden al turno noche de enfermería», que de hecho venían con descuentos salariales por su protesta.

La Justicia, el año pasado, obligó al Directorio a no hacerles más descuentos. Este grupo no aceptaba la extensión de la guardia de noche de 10 a 12 horas. La Lista Marrón de ATE también venía denunciando la renovación selectiva.

«Hace 19 años trabajo en el Hospital Posadas, de los cuales ocho fui delegado, primero de ATE y despues del STS. Todos estos años lo hice bajo modalidad precaria, bajo un contrato llamado Contrato Posadas que tenía una cláusula de renovación automática que se mantuvo durante las distintas gestiones de Gobierno. Hoy me enteró por una resolución de mi supuesta cesantía, de la que nadie se termina de hacer cargo ya que nos informaron que no estamos contemplados dentro de los listados de los contratos que se renuevan, ergo, estamos despedidos», describió Sucher en su cuenta de Facebook.

Tras la reunión convocada para hoy, en la que reclamaron la intervención de los sindicatos ATE y UPCN, los de mayor cantidad de afiliados, la Ciccop y el Sindicato Trabajadores de la Salud convocaron a una asamblea para el próximo viernes a las 11 en el hall del hospital.

«Hoy más de 100 despidos en el Htal Posadas, Ate y UPCN miran para otro lado. Paro y plan de lucha para derrotarlo. Basta de ajuste», tuitteó la referente del PO Jimena Lettieri.

En su caso tiene otro tipo de contrato, que se renovó hasta diciembre. Está así hace unos 15 años. «Hay compañeros que no figuran en ningún listado (no renovaron ni hasta diciembre ni hasta marzo) y por lo tanto se consideran despedidos», apuntó la trabajadora a Un Medio.

Tras intentar forzar una reunión con el Directorio, los manifestantes se dirigieron al mediodía hacia la sede de ATE, que conduce el ex kirchnerista Darío Silva. Este medio consultó a ese sindicato después de la salida de Sucher. «Es la crónica de una muerte anunciada», contestaron.

Silva viene de  ganar (caminando) la elección de delegados en noviembre, dejando a la izquierda y la kichnerismo sin representación, otra vez. Hoy le fueron a exigir que convoque a una asamblea. Hubo forcejeos, insultos y un enfermero herido «por la patota de ATE», según el PTS.

El Diario de Izquierda subió a su web un video en el que se lo ve a Silva tratando de intervenir para frenar la pelea. Lo acusan de haber arreglado con el Gobierno. Va a las marchas, pero no hace paros. Si le preguntan, responde que salvó del despido a muchos compañeros de su organización. Hizo lo que la izquierda no. Sentarse a negociar. Todavía quedan en el Hospital algunos de los militantes del FPV que se pasaron del municipio de Morón a fines de 2015. La mitad de los que entraron ese año fueron echados en el verano de 2016, sin mucho filtro.

En esta etapa, es la izquierda denuncia ser discriminada. El kirchnerismo difunde la protesta en las redes para golpear al Gobierno en una etapa de ajuste que es lento pero interminable. Y no se hace cargo de sus 12 años con una planta precarizada.

Silva salió a contestar

«La CICOP debe hacerse cargo de sus históricos errores», reza un comunicado difundido hace instantes por ATE Gran Morón. Allí se relata que los desmanes comenzaron en el tercer piso. Y que fueron agredidos los empleados de la Policía. Por eso luego llegaría la Policía.

Silva explicó: «Hace diez años que les venimos explicando a los compañeros que el único contrato que los liga seriamente al Hospital es el Contrato 48. Sabemos que puede ser precario pero por ahora es el único contrato que los vincula. A partir de haber dicho eso hemos recibido muchos agravios. Hoy, y de la peor manera, la coyuntura nos da la razón”.

Enseguida, el secretario de ATE Morón dijo que “este conflicto se podría haber evitado si la CICOP se hiciera cargo de sus históricos errores. Dicen representar a los trabajadores y hoy quedó demostrado que no los representa, sus trabajadores amparados son los que recibieron la notificación. Entre la CICOP y los partidos de izquierda como el PTS y el Partido Obrero dejaron sin representatividad a los compañeros. Incluso hay alguna baja de contrato para algún candidato político de izquierda”.

Sobre los desmanes en la puerta de «El Chalet», donde Silva tiene sus oficinas, explicó que “llegaron a querer victimizarse y en realidad querían entrar por la fuerza. A raíz de eso decidieron romper las maderas de nuestra verja y amenazarnos. Justo en ese momento en nuestro Chalet se estaba desarrollando el taller de lectoescritura que venimos realizando los martes y jueves de enero para chicos. Los padres de esos chicos son quienes intentaron impedir que hubiera un desbande de gente entrando violentamente. Esos padres no iban a permitir eso mientras adentro había casi 20 chicos haciendo un taller. Mienten y rozan lo ridículo a punto tal que nos pedían una asamblea y son de otro gremio. Otro gremio nos pide una asamblea, es ridículo. Esa violencia nos impidió hablar. Nosotros queríamos hablar y ellos querían romper todo”.

Por último, Silva aseguró que «nuestros compañeros sienten que están bien representados. Eso quedó demostrado con la elección del 20 de diciembre en la que obtuvimos el 80% de votos».

«De todas formas y más allá de la representatividad gremial de cada compañero, nosotros vamos a tratar de conservar todos los puestos de trabajo y de que no haya cesantías en el hospital. Ojalá que al 31 de marzo podamos regularizar los 50 Contratos Posadas y los 80 Homologados”, agregó.