ATE decretó un paro para el jueves y volverán a marchar desde Hospital Posadas hacia Capital

El Consejo Directivo Nacional de ATE resolvió un paro nacional para el próximo jueves 15 de febrero contra los despidos en el Estado. Se organizan marchas y cortes de rutas en todo el país, con caravanas desde el INTI, el Hospital Posadas, Puente Pueyrredón y Ezeiza, hacia Capital.

La resolución establece que la conducción de la central permanecerá en estado de cesión permanente. La medida es un éxito para los puntos de conflictos elegidos por sectores internos de la organización, ligados al kirchnerismo y la izquierda. Tal es el caso del Hospital Posadas, donde la conducción Regional no se sumó a las protestas y, es más, culpó a la CICOP por los despidos, tras meses de paro en la enfermería.

La multisectorial que se encargó del reclamo exigía una respuesta nacional, que llega en el marco de un contexto más amplio que igual le sirve.

ATE exige la reincorporación de todos los trabajadores despedidos; la inmediata convocatoria a paritarias; el pase a planta permanente de todos los trabajadores precarizados; el cese de la persecución política sobre los trabajadores tal como denunciaron los secretarios generales de diferentes provincias y el desprocesamiento de todos los trabajadores populares.

Además, ATE responsabilizó al gobierno nacional por el fallecimiento de Juan Carlos Cabrera, trabajador del SENASA. De la misma manera que ocurriese en otras oportunidades con trabajadores de Río Turbio y el Chaco ante los telegramas recibidos, señaló. Cabrera era un empleado de ese organismo estatal, donde el ajuste pega fuerte, que angustiado por la pérdida de trabajo perdió la vida.

Por su parte, ATE adhiere y se movilizará a través de una comitiva, a la marcha que llevarán adelante los cinco ingenios de Salta y Jujuy representados en la Federación Azucarera Regional (FAR), el próximo 19 de febrero. También se solidariza con todos los trabajadores en lucha tanto del ámbito público como privado.

Por último, desde ATE se reiteró el rechazo al Pacto Fiscal, se exige la derogación de la Ley Previsional y se manifiesta en contra de la armonización de las cajas previsionales.