La audiencia pública por el Aeropuerto de El Palomar será el 28 de marzo

El ministerio de Transporte, a cargo de Guillermo Dietrich, convocó finalmente a una audiencia pública en la que se considerarán los proyectos de obra y actividades aeronáuticas que se realizan en El Palomar desde su inauguración, el pasado 9 de febrero.

El llamado ocurre en el marco de las denuncias y protestas que realizaron los vecinos de la zona, que aseguran que la operación comercial que ahora se realiza en el lugar genera un alto impacto ambiental.

La resolución establece que el Estado debe “adoptar las medidas pertinentes para lograr una adecuada infraestructura para el transporte aéreo comercial, tanto interno como internacional, y asegurar la vinculación a través de ese medio con los demás países del mundo y la intercomunicación de las distintas regiones de nuestro país entre sí”.

Además, exige que se le dé lugar a los reclamos de los vecinos: “En la audiencia pública se expondrán los proyectos de obra y de actividades aeronáuticas y se escucharán las eventuales objeciones de la sociedad civil a la instalación del Aeropuerto”.

En ese sentido, la cita será el próximo 28 de marzo a las 9 en la «Biblioteca Popular Juan Manuel Giuffra», situada en la calle Capitán Joaquín Madariaga N° 574, de Morón.

A pesar de que se espera que el encuentro sea encabezado por Dietrich, tal como lo fue la fallida inauguración, se estima que podría ser sustituido por Tomás Insausti, administrador Nacional de Aviación Civil.

En tanto, los interesados en presentar proyectos podrán inscribirse y detallar un informe que acompañe su exposición a partir del 12 de marzo, cuando se abra el Registro de Participantes, que funciona en la Dirección de Mesa de Entradas, Notificaciones y Despacho del Ministerio de Transporte.

En tanto, la utilización del establecimiento aéreo de zona oeste fue duramente cuestionado también por organizaciones sociales, políticas y de derechos humanos, que no querían que se ponga en funcionamiento un lugar donde, durante la dictadura, funcionó un centro clandestino de detención.

La zona señalizada como Sitio de la Memoria quedó sin obras, es decir sin hangares, por orden judicial. Pero la terminal avanzó y por eso el Aeropuerto empezó a funcionar, por ahora con un sólo vuelo diario a través de la empresa Flybondi, que recién pondrá en funciones un segundo avión esta semana.