8M: Una jornada con múltiples reclamos y un solo grito

Diversas organizaciones políticas participaron del armado del #8M, con actos, homenajes, un paro y una marcha hacia el Congreso cuyo punto central es legalizar el aborto; un hecho que, paradógicamente evitó el gobierno de Cristina Kirchner y empezó a tomar forma hace semanas, a lo que el Presidente Mauricio Macri respondió liberando el debate en el Parlamento por primera vez en los últimos cien años.

Desde el mediodía, miles de manifestantes marchan hacia Capital, para dirigirse a Plaza de Mayo y de allí al Congreso, punto final de la protesta.

Se leerá un texto que indica: «Nuestra fuerza callejera hace que cuando una de nosotras habla, muchas otras se sienten acompañadas para romper el silencio: este año, en primera persona y colectivamente, desnaturalizamos las violencias sexuales. Ya no nos callamos más».

Sectores gremiales como la CGT y la CTA adhirieron al paro femenino, pero a su vez hubo asuetos en administraciones locales, como Morón, Ituzaingó y Hurlingham. Organizaciones sociales y de izquierda movilizaron el reclamo sectorial desde lugares de trabajo como el Hospital Posadas, donde se vive un conflicto profundo desde el año pasado, especialmente en enfermería. Allí el personal contratado que se mantuvo de paro perdió contratos precarios y fue reemplazado por nuevos profesionales, vía facturación (Monotributistas).