Piden dos juicios políticos por el femicidio de Nadia Arrieta

La Liga Argentina por los Derechos del Hombre presentó ante la Comisión Bicameral de Enjuiciamiento de Magistrados de la Legislatura bonaerense un pedido de juicio político para el juez Fernando Bellido y su colega, Fabián Cardoso, por otorgar el beneficio de la libertad anticipada a Néstor Maximiliano Montiel, sindicado como el asesino de Nadia Arrieta, la comerciante asesinada en Villa Tesei.

En la presentación se hace hincapié en que estos jueces “con su accionar permitieron que Montiel reincidiera en el delito ya que había sido detenido por un caso de abuso sexual agravado” y en consecuencia, podría decretarse la destitución de ambos. La solicitud formal fue elevada ante el Congreso de la provincia de Buenos Aires por Iris Pereyra de Avellaneda, copresidenta de la Liga Argentina por los Derechos del Hombre.

“Vengo a promover formal denuncia y pedido de juicio político en contra de los jueces de la Sala I de la Cámara de Apelación y Garantías del Departamento Judicial de Morón, Fernando Gabriel Bellido y Fabián Cardoso, por las causales de mal desempeño en sus funciones que expondré ‘infra’, falta de cumplimiento a los deberes a su cargo, y posible comisión de delitos de acción pública, solicitando se imprima trámite urgente en la forma de estilo”, dice el documento.

La denunciante hace expresa referencia a la firma por parte de los jueces de la libertad de Montiel. “Las resoluciones de los jueces Bellido y Cardoso relativas a la libertad del ciudadano Néstor Maximiliano Montiel, quien fue condenado en orden a los delitos de robo agravado por el uso de arma, privación ilegal de la libertad agravada por violencia, abuso sexual agravado por el uso de arma, homicidio calificado por alevosía reiterado cuatro hechos- en grado de tentativa a la pena de 18 años de prisión, accesorias legales y costas, con vencimiento el día 21 de octubre de 2019, posibilitaron que el chacal pusiera fin a la vida de Nadia Arrieta, cuando tendría que haber estado detenido”.

Bellido fue en los últimos años un fuerte crítico de la «doctrina Zaffaroni», y aún así cayó en el riesgo de liberar a un violento. Tiene una fundación de ayuda a las víctimas del delito y se jacta de haber desarticulado una banda de policías e impulsar la suspensión de un fiscal de Morón, que estaba sospechado de liderarla cuando, en rigor, estaba siendo denunciado por los mismos delincuentes que envió a la cárcel.

Una entrevista el año pasado mostraba su perfil ideológico, contrario a su accionar: