Siguen los ataques de quemacoches en Ituzaingó

Los quemacoches siguen atacando en Ituzaingó. En febrero hubo cuatro casos, y en lo que va de marzo se registraron otros dos. Las zonas donde se produjeron los siniestros son los barrios de San Alberto, Ferroviario y Gastronómico.  Y todavía no hay pistas de los autores.

«La Policía analizó detalladamente las filmaciones de las cámaras de seguridad de las zonas pero no vieron nada sospechoso», explicó el secretario de Gobierno Municipal, Alfredo Almeida, quien agregó que «las Jurisdicciones Policiales Nº 2 y N° 4 de Ituzaingó están a cargo de la investigación».

Los quemacoches actúan en la madrugada sin dejar rastro, sólo los vehículos afectados. Así se encontraron una camioneta y un micro escolar en la Avenida Ratti, un camión en República Sudafricana y Almagro, un Ford Focus en Arequipa y Hertz, otros dos autos en Caracas y Tel Aviv, un camión utilitario en Ombú y Caracas y una camioneta Dodge en El Chacho y Ignacio Alsina.

Los vecinos aseguran que esto sucede desde hace años y no encuentran los motivos. En 2015 hubo otros casos parecidos. «Hice la denuncia porque incendiaron mi camioneta a principios de febrero y hasta el día de hoy no sé nada», cuenta Rodrigo Samidubersky.

«No soy el único. Muchos trabajan con sus autos y no puede ser que en una madrugada prendan fuego tu fuente de trabajo como si fuera un juego», agrega.

Es que según la información que otorgó la Policía a las víctimas, el «modus operandi» es similar en los casos que investigaron: los delincuentes colocan telas en los tanques de combustible, las prenden fuego y provocan el siniestro.

«Intentaron quemar el coche de mis padres hace una semana durante la madrugada en la calle Pérez Quintana, entre Lavalle y Olazábal. Hace un tiempo decidí colocar cámaras de seguridad de manera particular porque suele ser peligroso. Cuando vi el video de lo sucedido noté que un sujeto arroja una botella al interior del patio frontal de mi casa donde. Nunca me esperé algo así», lamenta Emiliano Lo Guzzo.

Según lo que pudo observar, se trató de una bomba molotov casera que rebotó en la reja y se prendió fuego. A pesar de ello, los vecinos y la Policía extinguió el fuego antes de que causar graves daños.

La preocupación de los vecinos de Ituzaingó por los coches quemados se repite. «En 2015 incendiaban un auto por semana. Era un grupo de jóvenes que sólo querían causar daño», cuenta Oscar Martínez, un vecino al que casi se le incendió el árbol de su vereda debido a que los quemacoches intentaron prender fuego el auto de la casa lindera.

«Por suerte llamé a los bomberos y no pasó nada, pero parte del auto quedó destrozada», agrega.

Por otro lado, una vecina de Ituzaingó Sur recuerda que hace tres años hubo al menos tres autos quemados, todos estacionados en la calle 24 de Octubre.

La particularidad de esos episodios era que los vehículos incendiados estaban abandonados en la vía pública. No así estos últimos casos. Por eso, la gente del Partido pide más cámaras de seguridad en las calles.

Fuente: Clarin