El reclamo por los despidos en el Posadas llegó al Obelisco

Ex contratados del Hospital Posadas reclamaban este mediodía frente al Ministerio de Salud, en 9 de Julio y Moreno, la reincorporación a sus puestos de trabajo, tras manifestarse antes en el Ministerio de Modernización y en el Obelisco, junto a dirigentes del FIT, la CTA y ATE.

“En asamblea decidimos volvernos a movilizar porque ya pasaron dos meses desde que nos despidieron, dejándonos en la calle y afectando la atención pública el hospital”, informó Luis Sucher, ex delegado de ATE, referente del PTS, quien fue desvinculado en febrero, al no renovarse el contrato precario que lo tuvo atado al nosocomio durante casi 15 años.

“El 31 de marzo vencen 130 contratos en el Hospital Posadas. Pero nuestra situación no es diferente a la de otros trabajadores estatales. Por eso los sindicatos, empezando por ATE, debería de decidirse a acompañar esta lucha. Necesitamos la unidad y coordinación de todos los estatales”, agregó.

Los manifestantes informaron que luego seguirán hasta el Congreso de la Nación para expresar su apoyo a los proyectos que buscan despenalizar el aborto.

Por la mañana se vivieron escenas de tensión ante la presencia de un cordón de efectivos policiales, que procuraba evitar la llegada a la Plaza de la República y la obstrucción del Metrobus. Hubo forcejeos y discusiones con los efectivos policiales que incluyó al diputado Nicolás Del Caño (PTS).

Tras la resistencia, se trasladaron al Ministerio de Salud donde confluyeron con una concentración de instituciones de transporte de personas con discapacidad (denuncian que el Ministerio de Desarrollo Social, que funciona en el mismo edificio que Salud, les adeuda dinero).

El conflicto en el Posadas es histórico por el nivel de precarización laboral y las vertientes políticas que existe en los distintos gremios, pero quedó en medio de dos trincheras bien definidas cuando a fin de año comenzaron a caducar contratos que se venían prorrogando en forma automática. La mayoría de sectores vinculados al FIT, que habían dejado parada media guardia de enfermería el año pasado, en reclamo por la extensión de la guardia nocturna, que pasaría de 10 a 12 horas. Eran todos contratados. Los reemplazaron por enfermeros monotributistas.