Un joven de Hurlingham recibió un trasplante de hígado por la fiebre amarilla

Desde que el Ministerio de Salud lanzó una alerta epidemiológica sobre el brote de fiebre amarilla en Brasil: ya se registraron siete casos de argentinos infectados después de haber visitado el país vecino, sin haberse vacunado previamente. En la última semana, dos de ellos murieron.

Hoy se conoció el caso de un joven de 24 años que recibió un trasplante de hígado. Se trata de Renzo Gagliano, un vecino de Hurlingham que se embarcó en un crucero a Río de Janeiro sin haberse vacunado antes de salir.

Según el chico, le habían dicho que no era necesario para las zonas que iba a visitar. Cuando volvió, fue diagnosticado con fiebre amarilla en el Sanatorio Trinidad Mitre. Su cuadro presentó severas complicaciones: tuvo falla renal y hepática. Fue el primero en recibir un trasplante de hígado por esta enfermedad en la Argentina.

El paciente quedó internado en el Sanatorio de la Trinidad Mitre a su regreso de Brasil. Había viajado sin vacunarse. Su cuadro se complicó y presentó una insuficiencia renal y falla hepática.

“Hay que esperar, porque en esta instancia hay un alto riesgo de mortalidad. Aunque él está estable, sigue en un cuadro crítico”, remarcó Patricia Angeleri, directora nacional de Epidemiología del Ministerio de Salud de Nación.

“Es por eso que es tan importante la vacuna, que es segura y efectiva. Sabemos que muchos no lo hacen porque tienen miedo o no quieren hacer la fila en los centros. Por eso desaconsejamos que viajen a las zonas afectadas si no van a vacunarse”, agregó la especialista.

Según el último Boletín Integrado de Vigilancia publicado por el Ministerio, los dos pacientes que murieron tenían 69 años. “Uno con residencia en Río Negro y asistido en un centro privado de Neuquén; otro con residencia en Lanús asistido en la Ciudad Autónoma de Buenos Aires”, remarca el documento.