Detienen a Karina Abregú durante una protesta en Merlo

Karina Abregú y otras tres mujeres fueron detenidas este miércoles en Merlo cuando reclamaban ser recibidas por el intendente, Gustavo Menéndez (PJ). La mujer que fue prendida fuego por su marido en el año nuevo de 2013 había comenzado una protesta pacífica, al punto de encadenarse en la puerta del palacio municipal, luego de sufrir heridas en la plena calle, lo que relacionó con la condena que recibió su agresor.

Desde la Coordinadora contra la Represión Policial e Institucional (Correpi) llamaron a organizaciones feministas y de izquira a movilizarse y confirmaron que las mujeres arrestadas son Karina y Carolina (su hermana) Abregú, María Laura Maiojas y Leila Fabiana Pedraza. Tras sobrevivir al intento de femicidio, Karina se convirtió en el símbolo y la más reconocida cara de la organización «Furia Feminista».

Las detenidas fueron alojadas en la Comisaría 1° de Merlo. El 21 de marzo, Abregú se encadenó a la Municipalidad para exigir una audiencia con el intendente luego de que dos personas le apuñalaron los brazos para intimidarla.

Carolina Abregú aseguró que “no fue un hecho aislado sino un apriete”, y lo relacionó con una denuncia que hizo Karina hace unas semanas contra el policía que, por orden judicial, cumplía con la custodia durante las 24 horas desde hace tres años en la puerta de su vivienda.

El hecho fue denunciado en la seccional 1ª de Merlo por la víctima, quien relató que todo sucedió cuando se hallaba en el hall de entrada de un centro de salud mental situado en Salta 402, de ese distrito.

Según la denuncia, Abregú (43) fue sorprendida por dos hombres que se trasladaban en una moto azul, quienes la amenazaron con un arma blanca y le robaron un celular.

En el forcejeo, uno de ellos le efectuó dos cortes con un arma blanca en el antebrazo izquierdo y uno en el antebrazo derecho, por lo que debió ser asistida. Los ladrones, en tanto, escaparon en la moto y por el momento no fueron detenidos, aunque desde la fiscalía 1 de Morón se dispusieron medidas para localizarlos.

La hermana de la víctima denunció que “Karina no se resistió e igual fue apuñalada” y que, tras el hecho, “estuvo una hora y media esperando una ambulancia del Hospital Eva Perón que nunca llegó”, por lo que fue auxiliada por una amiga. Carolina Abregú recordó que “hace un par de semanas, Karina, que tiene custodia desde hace tres años durante todo el día, denuncio al policía que estaba en la puerta de su casa porque difundió información maliciosa sobre ella en el barrio y porque se enteró de que había intentado matar a su mujer”.

El 1 de enero de 2014, su esposo Claudio Albornoz le dio una paliza, la roció con alcohol y la prendió fuego. El 25 de abril de 2016, un tribunal condenó al hombre a 11 años de prisión.