PJ intervenido: Buscarán reabrir el partido y “con todos adentro” barrer al kirchnerismo duro en internas

El gastronómico Domingo Bruno afirmó esta mañana que la intervención del PJ servirá para “poner en orden la casa”, reabrir los padrones y llamar a elecciones internas en cuanto menos 6 meses. El concejal renovador de Morón admitió que “muchos volvemos al partido” para intentar desterrar al kirchnerismo duro.

Bruno acompañó ayer a su referente político y sindical a la sede de la calle Matheu, en una jornada tensa, pero sin tiros. “Por el mandato de la jueza empezó su intervención y Barrionuevo se hizo cargo. Gioja no lo quiso aceptar y empezó la cuestión legal”, resumió a MPQuatro radio online el jefe de UTHGRA Morón.

“El partido estaba acéfalo y la jueza nos dio la razón. Muchos tuvimos que ir a otros lado para participar de la política y nos bajaron del padrón. En la interna peronista no pudimos participar porque no quedaba nadie. Quedó una minoría muy sectaria”, sostuvo Bruno, quien la semana pasada armó su propio bloque en el HCD de Morón, aunque dentro del massismo.

La intervención viene a resolver desde lo jurídico lo que el peronismo federal empezó a plasmar desde lo político, con la reunión del sábado entre Massa, Pichetto, Randazzo y Urtubey, como alternativa al peronismo K.

Sin embargo, parte del massismo se resiste a volver al Pj. Habrá que ver qué decide su conductor y qué hace con la alianza que forjó en 2017 con el GEN de Stolbizer.

“Barrionuevo va a poner las cosas en reglas y va a llamar a una elección para se dirima con los votos una conducción”, apuntó Bruno.

“Hubo un muy buen encuentro en Entre Ríos, con la mayoría de las fuerzas. Acá se trata de no estar con los camporistas que son sectarios. Estuvo Randazzo, Pichetto y Mazza. En un tiempo prudencial hay que llamar a elecciones para unificar el partido justicialista para que tenga una buena presentación en las próximas elecciones”, insistió el gastronómico.

La reunificación peronista, que sería muy saludable para la crisis político partidaria (de la cual se aprovechó y profundizó el kirchnerismo con la reforma electoral que apunta a las candidaturas y no a los partidos) que no se recupera desde la crisis de 2001, necesariamente terminará con algunas fuerzas personalistas.

Los peronistas deberían “estar todos adentro” para ganarle al cristinismo, que igualmente menguó su poder en la Provincia, por la derrota electoral y porque los intendentes se hicieron cargo de partido y ya lo descamporizaron bastante.

Habrá que ver hasta donde llega la intervención. Ayer, Gustavo Menéndez (jefe del PJ bonarense), salió a rechazar de plano la decisión judicial. “Hay dirigentes que no representan a nadie y estaban en la estructura justicialista. Vamos a poner la casa en orden. Me molesta que señalen como peronista a un Larroque, que no tiene nada que ver. Necesitamos que el peronismo vuelva a tener exponentes”, soltó Bruno.

El proceso podría durar “6 meses, como para ordenarnos”. “Hay que acomodar distrito por distrito. Hay lugares en donde el partido está acéfalo, porque se fueron a Unidad Ciudadana”, consideró el referente gastronómico.

“Si hay autoridades que no corresponden lo veremos. No vamos a salir a tontas y a locas. Nosotros somos peronistas y queremos participar de la próxima elección como peronistas. No puede ser que un Sabbatella me pelee a mí el sello del peronismo. Si eso pasa trabajé en vano 50 años de mi vida.”, apuntó Bruno.

¿Qué pasará entonces con el Frente Renovador? “Queremos la reafiliación (al PJ). Somos renovadores del peronismo. Es lo que estamos haciendo en este momento. El peronismo nos cerraba la puerta antes”, explicó.