Zabaleta cree que el Gobierno metió la cola pero acepta la intervención del PJ

El intendente y presidente del PJ de Hurlingham, Juan Zabaleta, se diferenció de sus propios concejales y colegas justicialistas, al señalar que en adelante espera que el interventor del PJ Nacional “llame a elecciones” para dirimir la conducción partidaria. Si bien aclaró que cree que el Gobierno está detrás de la actuación de la jueza Servini de Cubría, elaboró una salida que coincide con quienes pidieron la intervención.

“Estoy convencido que el Gobierno forma parte de todo este tipo de estrategias, para entretener. No tengo dudas de que hay una mano atrás. el gobierno tiene serios problemas. no puede levantar  la economía, la contrae, no genera trabajo, le pone presión al bolsillo”, arrancó opinando entrevistado por el programa AM de Cablevisión Oeste.

“Seguramente Durán Barba les dice hay que hacer esto para tapar esto otro”, sostuvo el segundo congresal del PJ Bonaerense. Aunque se posicionó en la interna: “Espero que haya elecciones y todo el mundo cumpla con los requisitos, con las fichas. Y que podamos democráticamente y de cara al año que viene discutir una fuerza que hable de cara a la gente. Es lo que le planteo a mis compañeros intendentes”.

Zabaleta viene jugando ambiguamente desde que asumió como intendente. Se olvidó de su amigo Boudou, se abrió de Cristina, volvió a cuando tenía que volver, se hizo cargo del PJ local. Se lleva mal con La Cámpora. Cuestiona al Gobierno pero se lleva bien con Vidal, de quienes recibe el dinero o las obras que muestra como gestión propia estos años que lleva como intendente. Lejos de los recursos que le bajaban de Nación cuando era secretario, maneja un distrito flaco económicamente, en el que tuvo que aumentar tasas al ritmo de las tarifas.

“La demanda no es una interna o una ficha partidaria. Es la plata que no alcanza, la salud, la educación. La matrícula de la escuela pública sube por no pueden pagar la privada”, consideró por la tele. En el atril, Zabaleta es opositor. En la práctica, apuesta por la deskirchnerización. El debate está centrado en si Cristina mueve los hilos o si el partido se le desmarca. El peligro es que el año próximo compitan. En una interna alguno va a perder. Y nada les garantiza que juntos vayan a ser dinamita. El rol opositor les genera un dilema permanente.

“El peronismo tiene que poner todo arriba de la mesa. Cómo interpelamos. Invertimos muchos recursos municipales en políticas que son provinciales. A todos nos va a hacer bien tener mejores colegios y más hospitales”, apuntó Zabaleta, de cara al desafío que se le viene: la reelección.

“Hay que construir una alternativa, que tiene que ser una primaria”, aseguró el intendente. El mes pasado fue anfitrión del primer congreso partidario en años, junto a Gustavo Menéndez. Pero a diferencia del merlense (y de sus colegas de Ituzaingó o La Matanza, y del propio bloque de Unidad Ciudadana de Hurlingham) no salió a desafiar a la Intervención. “Los liderazgos se construyen de abajo hacia arriba, cuando ya no se gobierno y no sos parte del Estado. Los partidos tienen que entender que hay un mundo nuevo, pero no se puede perder la relación cotidiana. Mas allá de la red electrónica. Son cosas que el peronismo tiene que reconstruir”, adoctrinó. Si de algo sabe es de acomodarse a los cambios. Así llegó a ser intendente de Hurlingham, habiendo sido concejal en Morón en 2001 y luego funcionario K.