La oposición presiona por tarifas y Vidal sospecha de la confección de las boletas

Los nuevos ajustes tarifarios volvieron a poner al Gobierno en aprietos, ante una oposición que presiona aprovechando el mal humor social. La primera reacción de Cambiemos fue buscar una fórmula para atenuar el impacto. Pero también sospecha que las empresas cometen por lo menos graves errores en la confección de las boletas, o por la cantidad de cambios recientes, o por personal que llegó con la gestión anterior.

La goberndora María Eugenia Vidal anticipó que la provincia pondrá a disposición, a partir del próximo lunes, una línea 0800, que funcionará las 24 horas, para que los usuarios de los servicios públicos bonaerenses puedan presentar su queja en caso de que las boletas tiene cargos que consideren que no corresponde.

“Hay que controlar la factura. Hubo cargas indebidas en las facturas de parte de cooperativas en la Provincia, o las empresas de energía y de gas. Una cosa es lo que el Gobierno autoriza, y otra lo que llega a veces a la casa”, sugirió la mandataria, quien anunció que a partir del próximo lunes se podrá llamar las 24 horas al 0-800-333-6384, para el vecino reciba facturas con cargos que no corresponden.

En ese caso, explicó, la factura se deberá enviar a un mail para que la Provincia realice una auditoría y haya una respuesta al reclamo en 48 horas. “Si hay facturas mal hechas o mal cargadas, habrá multas a las empresas”, anticipó Vidal.

Vidal explicó: “Cuando la gente reciba una factura que considera que tiene cargos que no corresponden va a poder llamar y por mail nos va a poder mandar la factura para que nosotros auditemos si esta factura esta bien o esta mal y le demos una respuesta en 48 horas”.

En relación a los nuevos cuadros tarifarios, la gobernadora explicó que “la suba fue lo más gradual que pudimos, venimos de 15 años con tarifas irreales y una sistema de energía que colapsó”. Y, sobre el gas, avisó que “estamos discutiendo algo de una factura que todavía no llegó”.

En esa línea, detalló que “se van a mejorar las condiciones de tarifa social, con respecto a diciembre del año pasado”.

 

Presión opositora

En línea con el traspié que sufrió el miércoles la oposición en la Cámara de Diputados nacional, tampoco logró prosperar ayer una sesión especial en la Cámara baja bonaerense, impulsada por bloques del justicialismo y del Frente Renovador (FR), para tratar una veintena de proyectos que buscan reducir la carga impositiva en las facturas de gas y luz de los usuarios locales.

El revés disparó cuestionamientos desde filas del FR (incluso puertas adentro de la misma oposición), al denunciar que Cambiemos y la kirchnerista Unidad Ciudadana impidieron concretar la sesión

Como en el plano nacional, en el distrito que gobierna María Eugenia Vidal los legisladores opositores buscaron unificar fuerzas para forzar la discusión, ya que el oficialismo ostenta 44 diputados de los 92 que integran la Cámara.

El pedido de una sesión especial fue formulado en la noche del miércoles al titular de Diputados, el macrista Mario Mosca. Pero las condiciones para que la estocada prosperara no se dieron, al no lograr acceder a los 47 legisladores necesarios para arribar al quórum y disparar la sesión.

Más allá de la previsible ausencia de Cambiemos, al recinto bajaron sólo -y, además, sin asistencia perfecta- legisladores del PJ Unidad y Renovación -referenciados en los intendentes justicialistas-, del FR, del Peronismo Kirchnerista, de Convicción Peronista, del FIT, de Integrar y los 16 de Unidad Ciudadana. Pero este último bloque se retiró, tras plantear que la sesión no era válida por falta de convocatoria previa.

En rigor, la estocada opositora apuntaba a disparar un debate en torno de las tarifas la semana que viene, en base a un proyecto de Unidad Ciudadana. Pero el massismo -en sintonía con el peronismo dialoguista- intentó apurar los tiempos y activar un debate ayer, que naufragó.

“Tiene que haber una discusión entre todos los sectores políticos para ver de qué manera el tarifazo no es tan brutal como está siendo hasta ahora”, enfatizó Lisandro Bonelli (FR).

“Entendemos que el recinto es el ámbito institucional que tenemos todos los legisladores y legisladoras elegidos por el voto popular para debatir sobre una problemática que afecta a todos los bonaerenses”, afirmó la peronista Marisol Merquel.