Policía Local: El PJ exige lo que no pudo sacar por ley cuando gobernaba

Intendentes peronistas se reunieron este mediodía con legisladores en el edificio anexo de la Cámara de Diputados bonaerense para pedir a la gobernadora María Eugenia Vidal el traspaso de la Policía Local a la órbita de los municipios.

La iniciativa se debatió en 2014 y estuvo cerca de convertirse en Ley, pero fracasó en el Senado la sanción cuando se mantuvieron diferencias irreconciliables entre el peronismo (PJ y Fte. Renovador) clásico y los kirchneristas de La Cámpora y el Nuevo Encuentro, que no disimularon su disgusto por la posibilidad de que los «caciques locales» tengan poder de fuego real. Uno de los puntos más sensibles era la portación de arma de los agentes fuera de servicio.

Finalmente aquella discusión se terminó con la firma de un decreto que resolvió sacar la Policía Local bajo la órbita de la Policía Bonaerense, pero con un jefe propio e injerencia de los intendentes. El apuro electoral pudo más que el consenso.

Hace dos años que ese debate se viene postergando. El tema de fondo no es la responsabilidad, sino los recursos para la Seguridad. Cambiemos exige rendición de cuentas. Las comunas opositoras dinero genuino para manejar a discreción.

Si bien no hubo representantes del massismo en el encuentro de este mediodía, el diputado provincial Jorge D’onofrio envió sus saludos y lamentó no poder participar de la jornada de «Seguridad Ciudadana» debido a que está en Uruguay.

El primero en tomar la palabra fue el intendente de Ituzaingó, Alberto Descalzo, quien dejó en claro que el tema de la inseguridad afecta a todos los municipios bonaerenses y planteó que «poco a poco los intendentes nos vamos haciendo cargo de cosas y no tenemos la herramientas adecuadas para hacerlo».

Una soberbia actitud demandante al mejor estilo Carlos Ruckauf, de quien fue ministro de Seguridad, en un breve y olvidable período como funcionario provincial (al igual que el del ex gobernador). Nunca más sería convocado, por cierto.

«Cada intendente saca de su propio presupuesto un dinero importante, que lo quita de una obra o servicio público, para dedicar a la seguridad. Todos compramos patrulleros, motos, cámaras de seguridad o botones antipánico para nuestras vecinas y vecinos. Más allá del esfuerzo que hacemos nosotros no tenemos una ley que diga que un intendente pueda decirle a un comisario dónde están la mayoría de los delitos», explicó el jefe comunal de Ituzaingó.

Y gregó: «Esto no tiene color político, queremos participar. Estamos abiertos a sentarnos en una mesa con todos los sectores para discutir una estrategia en común que dé una solución para los vecinos».

Luego, el intendente de Lomas de Zamora, Martín Insaurralde, afirmó que los intendentes pueden «aportar una mesa de diálogo» y recordó que la propia Vidal convocó en la apertura de sesiones ordinarias en 2017 a una mesa de diálogo con la seguridad pero «lamentablemente, la desilusión fue muy rápida porque de los que estamos acá nunca fuimos convocados».

«Pedimos a la Gobernadora María Eugenia Vidal y al ministro Ritondo una mesa para discutir en una mesa la seguridad. Queremos discutir cuál es la responsabilidad de los intendentes porque es muy difícil explicarle a una familia que pierde un hijo que la Constitución no nos da ninguna responsabilidad para ocuparnos de la seguridad. No queremos decirle eso, queremos decirle que queremos trabajar en conjunto», planteó Insaurralde.

Y agregó: «Queremos tomar experiencias que este Gobierno ha realizado, no queremos inventar nada. Macri traspasó a la ciudad de Buenos Aires la policía porque entendía que quien es jefe de la ciudad conoce las necesidades de cada barrio. Si no, caemos en una paradoja en donde se transfieren los problemas, pero no las responsabilidades. Y cuando se traspasan las responsabilidades, se traspasan con recursos, es un camino largo».

«Queremos discutir las leyes que los legisladores han presentado para el traspaso de la Policía Local a manos de los municipios», afirmó el lomense.

Más tarde, el intendente de Daireaux, Alejandro Acerbo, se refirió a la situación de la seguridad en el interior bonaerense y planteó que casi todos los intendentes que tienen policía comunal «recibimos un tercio de los recursos que ejecutamos diariamente con la policía». Inclusive, agregó «tenemos una Patrulla Rural» en la que «no tenemos ninguna incumbencia pero sí asumimos las mismas responsabilidades a la hora de dar recursos».

Para finalizar, la matancera Verónica Magario sostuvo que hay que construir una política pública para tratar el tema de la seguridad «que ha crecido y es cada vez más feroz, desde que está mezclado con la droga».

«Los intendentes pagamos el 90% de los combustibles, los edificios donde funcionan, los equipamientos. Lo único que no pagamos son los sueldos y lo único que no hacemos es tomar las decisiones de cómo operan», afirmó Magario. Y pidió a las autoridades provinciales que «tomen de una buena vez una decisión y trabajen con los intendentes».

«Apostamos a que se traspase la policía local a los municipios. Pero esto es imposible si no se hace con los recursos necesarios de la Provincia y los que ponemos nosotros hoy», planteó la matancera y pidió hacer «crecer en el número de policías y agentes de fuerzas de seguridad» porque «con la cantidad de agentes que tenemos no hay solución posible».

Entre los legisladores presentes estuvieron las presidentas del bloque de Unidad Ciudadana en Diputados y Senadores, Florencia Saintout y Teresa García; la titular del bloque Peronismo-Kirchnerista, Rocío Giaccone; y el titular del bloque PJ Peronismo y Renovación en la Cámara Baja, Julio Pereyra.

Fuente: El Parlamentario. Un Medio.