Se conocen los primeros testimonios sobre el pago de sobornos de Odebrecht

La constructora brasileña Odebrecht pagó coimas por US$25 millones a funcionarios de Argentina relacionados con la obra pública para la extensión de las redes troncales de gasoductos, según confesó en Brasil uno de los máximos ejecutivos de la compañía brasileña, Marcio Faría, quien se acogió al régimen de la delación premiada.

Ante los fiscales que escucharon su confesión en Curitiba, Faría identificó al entonces presidente de la Cámara Argentina de la Construcción, Carlos Wagner, y al lobista Jorge “Corcho” Rodríguez como los intermediarios de esos sobornos, antes y después de la muerte del ex presidente Néstor Kirchner en octubre del 2010.

“Sí, en el período 2007-2014 nosotros pagamos 25 millones de dólares”, respondió Faría a los fiscales. “Los pagos fueron hechos en el exterior, transferencias en el exterior”, precisó.

“Los pagos siempre se hicieron en partes, y siempre a ellos que se decían representantes de los funcionarios públicos, y siempre proporcionales a la participación de cada empresa en el contrato”, agregó Faría.

Faria detalló que Odebrecht había subcontratado en esa obra a una empresa constructora de Wagner, Esuco, pero que los sobornos se pagaron mediante “transferencias en el exterior”.

Faria explicó que Odebrecht pagó esas coimas y que “andaba todo bien”, sin que el ministro Julio de Vido o su lugarteniente en el Ministerio de Planificación, Roberto Baratta, se quejaran. Hasta que murió Néstor Kirchner, el 27 de octubre del 2010, y todo cambió. “Lo primero que decidimos hacer es dejar de pagar”.

“Todo fluía. Nosotros estábamos cumpliendo con todo lo establecido y encaminado por el señor Wagner. Anda todo bien. Con la muerte de Néstor Kirchner yo veo que todo cambia en Argentina y naturalmente también con nuestro contrato. Lo primero que decidimos hacer es dejar de pagar hasta ver qué iba a pasar en el país”, dijo Faria en su declaración.

“Cristina [Fernández] era presidenta, pero el que mandaba era Néstor. Inmediatamente cuando él murió le dije Flavio que avisase a través de Wagner que pararíamos con los pagos, entonces decidimos dejar de pagar porque no sabíamos qué iba a pasar tras la muerte de Kirchner, y ahí el contrato entró en problemas: atraso en los pagos pedidos no atendidos”, agregó.

Los exejecutivos de Odebrecht identificaron tres grandes negociados de la constructora en la Argentina: el proyecto para extender las redes troncales de gasoductos, para construir una planta potabilizadora para AySA en Paraná de las Palmas y para soterrar el tren Sarmiento.

También detallaron las reglas de juego imperantes para operar en la Argentina. Entre otras, la obligación de asociarse con -o subcontratar a- empresas locales sugeridas por el gobierno nacional, entre las que identificaron a BTU. Y la necesidad de contratar lobistas que, además de abrirles puertas en Buenos Aires y el interior, actuaron de puente con el equipo del exministro Julio De Vido , actualmente detenido.

Sentado frente a los fiscales, Faría precisó que el entonces presidente de la Cámara de la Construcción argentina, Carlos Wagner, sirvió de interlocutor entre el entonces número uno de Odebrecht en el país, Flavio Bento e Faría -sin parentesco con el delator-, y los funcionarios argentinos que pedían coimas.

Soterramiento

La obra del soterramiento de la línea Sarmiento avanza a paso seguro y ya alcanzó los 3880 metros de túnel. Esto implica un avance de un kilómetro desde diciembre pasado, cuando el Gobierno informó que se habían alcanzado los 2,8 km de extensión.

La tuneladora Argentina comenzó a trabajar en octubre de 2016 a la altura de Haedo, ya pasó la estación Ramos Mejía y aseguran que en los próximos 60 días llegará a la altura de la estación Ciudadela.

Pese a estos avances, las autoridades reconocen demoras en las obras de las nuevas estaciones soterradas. Ramos Mejía, por caso, que iba a ser la primera en construirse, está demorada debido a un conflicto con los vecinos por la instalación de las rampas por las que deberán bajar los camiones y las maquinarias afectadas a la obra de la estación.